Protagonistas por la igualdad de género

peggy-olson-mad-men-portada
Peggy Olson, de la serie Mad Men. AMC

Recientemente, la actriz británica Emma Watson, embajadora de Buena Voluntad de ONU Mujeres desde hace seis meses, se ponía delante de un montón de señoras y señores que en su vida han visto Harry Potter para hablar de algo que poco tenía que ver con hechizos y amores adolescentes. Watson, en un papel que le quedó elegante, habló durante cerca de doce minutos en la sede de Naciones Unidas, en Nueva York, sobre la nueva campaña puesta en marcha por la organización para concienciar sobre la importancia de la igualdad de género, HeForShe.

En su impecable discurso, la intérprete se (nos) preguntaba sobre quién iba a sumarse al cambio y cuándo sería este una realidad: “Si no eres tú, ¿quién? Si no es ahora, ¿cuándo?”. Desde Nokton Magazine queremos poner nuestro granito de arena a una causa con la que nos identificamos. Para ello, durante los próximos días, dedicaremos nuestras páginas a reflexionar sobre la igualdad entre mujeres y hombres desde la cultura. Hoy nos acordamos de aquellas protagonistas de la pantalla que se han tomado muy en serio su papel en la lucha por equiparar nuestros derechos:

Peggy Olson (Mad Men)

En un tiempo en el que ser mujer significaba tener tantas oportunidades como los hombres estuvieran dispuestos a darte, la carrera de Peggy Olson, de secretaria de Don Draper a creativa publicitaria por méritos propios, es un ejemplo en la ficción de cómo no hay nada escrito sobre lo que puede o no puede hacer una mujer.

Alicia Florrick (The Good Wife)

Si la esposa del fiscal del estado Peter Florrick, tras el doble escándalo por corrupción y adulterio de su marido, se hubiera quedado en su casa llorando y dándole la vuelta a los colchones, hoy todavía estaría preguntándose si una mujer puede conciliar la vida familiar con un trabajo de abogada en un despacho de élite. Afortunadamente para los espectadores de The Good Wife, su elección fue mucho más sensata.

Erin Brockovich

En el año 2000 Julia Roberts  recogía el Oscar a Mejor Actriz por su papel en la película de Steven Soderbergh, en la que daba vida a una mujer real: Erin Brockovich, una dependienta divorciada y con tres hijos que resurgía de sus cenizas para defender una causa en la que creía y que la convirtió en un referente de lucha y tenacidad.

Mérida (Brave)

Nacida con el honor de ser la primera protagonista femenina de la factoría Pixar, Mérida, la princesa Disney que no quiere ser princesa Disney, fue creada por Brenda Chapman para romper moldes y “dar a las niñas un modelo mejor, más fuerte y más realista”. Las críticas a su repentina sexualización para entrar en el Olimpo de las conocidas princesas no se hicieron esperar.

Karen Blixen (Memorias de África)

Historias de mujeres que se adentran en lo desconocido no hay pocas, pero quizás, si una imagen nos viene a la mente cuando pensamos en ellas, es la de Meryl Streep dirigiendo una plantación de café en Kenia, rodeada de miseria y belleza, atrapada en un matrimonio falso y enamorada de la libertad: “¿Por qué tu libertad es más importante que la mía?”.

Virginia Johnson (Masters of Sex)

¿Cualquier sacrificio vale la pena cuando se trata de equipararse a un hombre? En una sociedad como la estadounidense en los 60, en la que la lucha racial eclipsaba las portadas, una mujer pasaba de la invisibilidad al encabezado de un estudio científico sobre la sexualidad. Al menos en la ficción, Johson tenía mucho más que perder que Masters en su esfuerzo por pasar a la historia.

Foto de portada: Promocional Peggy Olson (Mad Men. Cadena: AMC)

Otros artículos #HeForShe:

Buffy, de cazavampiros a heroína feminista

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments