Oda a CSI Las Vegas

CSI Las Vegas se despide tras 15 temporadas.

Nadie se quedará despierto hasta las 6 de la mañana para ver su final en directo, seguramente no la incluyan entre las mejores series de la historia ni se estudie en las aulas de comunicación audiovisual, pero CSI ha sido la serie televisiva por excelencia; la autoconclusiva norteamericana que se ha mantenido durante quince años los lunes noche en nuestras televisiones. CSI Las Vegas ha anunciado su adiós tras quince temporadas y una posible película final con el reparto inicial, es el momento de valorar el papel de una serie que aun en sus peores momentos, como esta última temporada, ha sido vista por 8 millones de espectadores en Estados Unidos, casi 20 millones menos que en sus momentos más épicos, cuando en España sumaba los extraordinarios cinco millones y que en público internacional supera los 70.

Las series, como el buen vino, suman su valor con el tiempo. Hoy hay títulos imprescindibles que el público sigue consumiendo con la misma avidez; otros parecen relegados a la televisión y no a los preciosos cofres con todas las temporadas, suele ocurrir esto en las procedimentales, pero algunas han marcado también la historia televisiva adaptando el formato a la calidad y la innovación. Cuando en 2005 comenzaba una serie más de investigación policial nadie esperaba un título que modernizase el género con su apuesta por la vocación científica y los jefes de departamento raritos. Pantallas partidas, corazones atravesados por balas vistos desde el interior, intensos giros de cámara… la técnica se puso a las órdenes de este laboratorio forense que supo enganchar sin grandes dramas ni escenas sensibleras, transformándose en una serie sobre asesinatos en la que no hay últimos alientos ni manos entrelazadas con pistas susurradas. Nada de seguir la rutina del asesino, su nombre se descubre al final.

Las temporadas han ido pasando bajo diferentes protagonistas, compartimos nueve de ellas arrollados por la csi-crossover-serieinteligencia y los principios de Grisson (William Petersen); un adelantado a su tiempo como se delata de sus frases: “¿Sabes que los cerdos son animales muy inteligentes?” a lo que Worrick responde “¿más que los perros?” y Grisson concluye “y que algunos políticos”. Después pasamos tres temporadas en brazos de Morfeo -Laurence Fishburne (Raymond Langston)- un personaje vacío, débilmente trastocado que fue superado en las últimas entregas por D.B. Russell (Ted Danson). A ellos estaba unido un equipo de personajes perfectamente ensamblado; la lícita mafia de Brass que deja entrever aquella otra que fundó (con peores fines) la ciudad, el humor estrambótico de Hodges que ha dado grandes capítulos como Me Matas, la realidad veguense de la siempre alerta Catherine Willows…

Que a unos forjados actores se hayan unido ocasionalmente directores como Tarantino, entrando a grabar a este laboratorio de pruebas, es un ejemplo más de la particularidad de la serie. En ella se ha mostrado la bondad y la maldad humana con asesinos que siempre se mantienen en el carácter del malo y buenos que representan todos los tópicos imprescindibles de los buenos. Un drama de crímenes en el que no se sufre físicamente al verlo y que continúa permitiendo al espectador jugar a descubrir al asesino con una brutalidad que no molesta. Frases determinantes para luchar contra lo perverso y música de piano para empatizar con la víctima a través de las miradas. Una música especialmente cuidada desde su tema de cabecera con ese grito de The Who “Bien, ¿quién eres tú?; realmente quiero saberlo; dime, ¿quién eres tú?”.

Vegas_by_night_wikiUna ciudad como escenario puede ser un tópico, pero bien desarrollada es un eterno placer y CSI lo sabe. Ninguna será como Las Vegas ni ningún turno como el de noche, pero en sus secuelas Miami y Nueva York se mantienen una perspectiva única; quizás porque las ciudades de las series hacen que las percibamos como se ficcionan, con un Miami repleto de asesinos en serie, un Baltimore siempre colocado o un Nueva Jersey totalmente italianizado. Pero Las Vegas continua siendo ciudad del ocio, de las divinas luces, de la eclosión de vida.

Continuará el nombre de CSI sonando en las parrillas ya que se ha confirmado la segunda temporada de su última secuela, CSI Cyber, que muy lejos de las anteriores se centra en los crímenes tecnológicos a través de una perspectiva mucho menos novedosa pero que tiene espacio para evolucionar. Quizás porque la CBS sabe cuidar y mantener sus productos ya sean interesantes policiales como NCIS (en todas sus versiones) o la genial Hawai Five 0, o auténticas joyas televisivas como The Good Wife.

Desde aquí un adiós y un tributo a la serie que comenzó ahondando en la velocidad visual y terminó demostrando que con buenas tramas y actores es muy fácil pervivir; en la pantalla y en la memoria.

Fotos: CBS / Ville Miettinen (cc)

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments