Navidades de diseño para estas compras

Interior de la pop up Mercado de Diseño.
Interior de la pop up Mercado de Diseño.

¿Son sinónimo las Navidades de hacer colas kilométricas para comprar corbatas y pijamas que regalarás sin ton ni son? Al parecer, para según qué Reyes Magos, sí… Dispuestos a combatir la monotonía y la alienación de las compras propias de estas fechas, el Mercado de Diseño ha presentado esta semana su Pop Up Navideño, una tienda efímera que estará en el barrio de Malasaña hasta el 24 de diciembre.

Si te gustan el Mercado de Motores, los perros, y tienes una vena hipster (aunque no quieras reconocerla), éste es tu sitio para quedar como el más original estas Navidades. ¿Tu hermana quiere decorar su piso con un aire vintage? Hidraulik tiene alfombras de plástico que imitan el diseño de las baldosas hidráulicas de las casas antiguas de la capital. ¿El verdadero rey de tu casa es tu perro salchicha? Llévale a la moda con los productos de Tqel. O si lo prefieres, regálate a ti mismo un capricho y cuídate con los productos de Barbazul o de Ana Prada y su farmacia creativa. Eso sí, recomendamos mirar la etiqueta antes de enamorarse perdidamente de algo, ya que los precios pueden saltar de los seis a los 600€ en menos de 1m2.

Productos de los puestos de Mercado de Diseño.

Productos de los puestos de Mercado de Diseño.

Todo esto, escondido tras un patio en pleno corazón del barrio más bohemio de Madrid, hace que las compras de Navidades se vuelvan una experiencia mucho más placentera. Aquí todo rezuma diseño, hasta los soportes para las gafas, que son, de hecho, pelotas de bádminton; los tubos fluorescentes que sirven como perchas, y las cintas de casete, que tienen una segunda vida una vez pintadas de azul.

El mercado de diseño pretende, con esta tienda efímera, no sólo vender los productos de los diseñadores (que deciden libremente los precios en sus albaranes), sino también servir como plataforma con la que creadores menos afamados venidos de todas partes de España, puedan darse a conocer.

La conclusión a la que se llega después de visitar la Pop Up de Navidades es que vivimos imbuidos en el diseño: los productos de estética cobran un nuevo valor gracias a un buen packaging, e incluso unos bastones de senderismo pueden tener un aspecto mucho más urbano. Por supuesto, no dejan de estar presentes los materiales puros: lana, plata, madera, conviviendo junto a jerséis que reivindican el aliño de la vida con un poco de melodrama.

Por mucho que queramos evitarlo, siempre acabamos cayendo en las compras, igual que en las Navidades… Qué mejor manera de vivir ambas que como experiencias de diseño.

 Fotos: Mercado de Diseño

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments