Moda, mensajes encubiertos y violencia: una historia de Yolanda Domínguez

Foto de la acción de 'Fashion Victims'.
Foto de la acción de 'Fashion Victims'.

Todos los años las marcas de moda lanzan sus campañas para promocionar sus nuevas colecciones. La artista Yolanda Domínguez ha pedido a un grupo de niños de 8 años que describan lo que ven en algunas de estas imágenes y el resultado es revelador: ellas están enfermas, borrachas y muertas. Ellos son superhéroes, jefes y empresarios. Los niños decodifican las imágenes y dejan al descubierto la violencia implícita y la desigualdad en el tratamiento de hombres y mujeres, ofreciéndose a ayudarlas a ellas: “tienen hambre”, “se sienten solas” y “se podrían morir”,  o proyectando sus deseos en los roles de ellos: “están felices”, “yo también quiero ir a la universidad”, “yo soy el jefe”.

Un formato popular utilizado en forma de crítica que plantea muchas cuestiones sobre los mensajes encubiertos que genera el mundo de la moda: ¿por qué relacionamos este tipo de imágenes con el glamour y el lujo?,  ¿por qué nadie lo denuncia?, ¿qué influencia tienen en la educación visual?, ¿por qué las marcas apoyan este tipo de mensajes?, ¿qué podemos hacer para cambiarlo?

Yolanda Domínguez es conocida por las acciones a las que lleva dando vida desde 2008, cuando sacó a las princesas de los cuentos a la calle para deshacerse de sus recuerdos de mujeres pasivas que esperan la llegada de su príncipe y convertirlas en sujetos activos de su propia historia en Princesas 2.8. Lleva años trabajando sobre la representación desigual de las mujeres en el panorama mediático. Su trabajo consigue poner sobre la mesa debates sociales, concediendo visibilidad a problemas que tienden a ignorarse y creando conciencia entre los consumidores, convirtiéndolos en sujetos activos.

Anna-Ewers-ALexander-Wang

La campaña más reciente fue la protesta que llevó a cabo en varios establecimientos de la cadena Multiópticas para denunciar una campaña de publicidad sexista. La marca de gafas presentaba a las mujeres como un objeto sexual bajo el lema ‘Ten la increíble sensación de estrenar todas las veces que quieras’. En este proyecto, las actrices se ofrecieron voluntarias, lo cual demuestra la respuesta que generan las acciones de la artista.

“En esta acción lancé una convocatoria en redes para que todas las mujeres que quisieran participar acudieran vestidas de la misma forma que el anuncio a las tiendas de la marca y recrear esa imagen en sus propios negocios. La escena provocó distintas reacciones entre los dependientes y clientes: desde los que pensaban que a las chicas las enviaba Multiópticas para hacer promoción hasta los que las insultaban y avisaban a la policía”, cuenta Domínguez en su blog.

Y otra de las más recordadas fue Fashion Victims. En la Gran Vía de Madrid, frente a tiendas que fabrican ropa en Bangladesh, Domínguez sepultó bajo escombros a varias blogueras de moda para recordar la tragedia del Rana Plaza, en la que murieron más de 1.000 personas. La campaña pretendía dar visibilización a  los trabajadores esclavizados, la explotación infantil y los millones de perjudicados por la contaminación que producen las fábricas en los países de producción. Un llamamiento a la producción y al consumo responsable, tanto con las personas como con el planeta.

'Fashion victims'.

‘Fashion victims’.

 

Fotos: Yolanda Domínguez.

 

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments