Low cost estilo Shameless

Shameless USA

 

La ficción americana Shameless, versión dicen que algo amable de la serie homónima inglesa de Channel 4, regresa a la pantalla con nuevos capítulos. Tras finalizar en marzo de 2013 su tercera temporada – once episodios que para Showtime supusieron los mejores datos de audiencia de esta apuesta con 5,4 millones de espectadores – la serie de Paul Abott vuelve con una cuarta el 12 de enero en Estados Unidos y el 13 de enero en España, un comienzo de año inmejorable para su horda de seguidores, cada vez más voraces.

Quienes llevamos al día las desventuras de los Gallagher, los que hemos aprendido a desencoger el estómago para soltar la carcajada en intervalos de unos dos minutos asistiendo a sus tribulaciones y descaros, vivimos el año pasado un cierre de temporada a la vez emotivo y muy lejos del final feliz. Es, al fin y al cabo, a lo que nos ha acostumbrado esta familia de los suburbios de Chicago en situación de precariedad constante. Su búsqueda sin tregua de la oportunidad prometida comienza otra vez para ellos y, aún sin saber qué les depara esta nueva temporada, en Nokton Magazine queremos recordar por qué nos sentimos (salvando las distancias) tan identificados con la serie.

Si para nosotros el low cost es la salvación, para la familia Gallagher es a way of life. Esta prole de supervivientes encabezada por la versátil Fiona (era obvio que no iba a encabezarla Frank, ¿no?) ha desarrollado un sexto sentido para ahorrar que creemos casi un deber antropológico analizar.

Porque cuando una noche en el calabozo es la mejor manera de evitar dormir en la calle que te depara el destino, empieza a quedar muy claro que tu ritmo vital es diferente al de la media. Esa media que asegura que su selectividad fue “muy injusta” cuando Lip Gallagher puede hacerla en tu lugar por el módico precio de diez dólares y notable alto (para no mosquear) garantizado. Eso es lo que llamamos un chollazo low cost.

Frank y Fiona: William H. Macy y Emmy Rossum. Shameless USA

William H. Macy y Emmy Rossum. ¿Padre? e hija en ‘Shameless’.

El clan Gallagher y la pintoresca fauna de sus vecinos y amigos, saben mejor que nadie de estrecheces, apuros económicos y vivir al día, aunque no por ello renuncian a los pequeños placeres que le impiden a uno perder el norte. Riéndose en la cara del sueño americano, si no hay vacaciones de verano en Florida una piscina desmontable en el patio trasero es igual de refrescante y seguro que mucho más reveladora. En cuanto a salir de fiesta, ¿por qué vas a salir si tu pareja de vecinos rueda porno temático para pagar las facturas y tu padre se las apaña siempre para traer a casa litros de alcohol y sustancias prohibidas robadas de algún tugurio próximo? En ningún local de moda te diviertes tanto como en casa de los Gallagher…

Como todo en la vida, subsistir así no es ni mucho menos sencillo. Poner en práctica la filosofía Shameless requiere una personalidad muy definida: grandes dotes sociales (un morro impresionante), capacidad resolutiva ante los problemas (pocos escrúpulos) y un carácter maleable (prepárate para cualquier cosa… cualquiera). Pero sobre todo, y si algo nos ha enseñado esta familia durante las tres temporadas que lleva instalada en nuestras pantallas, sobrevivir al estilo low cost es imposible si no te sabes rodear de la gente adecuada, la que te apoya a pesar de tus errores y defectos, hagas lo que hagas, aunque seas un hijo de layosíbamos a dejar con el vídeo de cabecera de la serie, un temazo de The High Strung, pero a última hora hemos encontrado esta maravilla y, una vez más, hemos vuelto a enamorarnos:

Fotos: Canal Plus

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments