Seis libros infantiles que también quieren leer los adultos

Ocurre muchas veces, vas paseando sin prisa por una librería a la que has entrado por casualidad y en la que ya llevas más de media hora, además, has ido acumulando libros y la suma asciende a cinco. Y, antes de pagar, se te ocurre acercarte a la sección infantil a ver qué hay por ahí; de repente empiezas a ver títulos muy interesantes con portadas e ilustraciones en las que te quieres perder y no salir nunca. Sean bienvenidos al maravilloso mundo de la literatura infantil: por aquí daremos un paseo para conocer algunos de los libros que merecen la pena.

(*)

Ana y Froga I y II, de Anouk Ricard

10620072_10152369282746560_3314310339494280395_oAna es una niña que tiene varios amigos inseparables, Froga, la rana bromista; Bubú, el perro aspirante a artista; Cristóbal, la lombriz gourmet y Quique, el gato travieso. Éste es el primer libro de la saga (la componen cinco) de la ilustradora Anouk Ricard; en España Blackie Books ha editado los dos primeros volúmenes y en Francia se ha convertido en un clásico de la literatura infantil, donde ha arrasado. Las aventuras de la pequeña Ana son muy divertidas, y los dibujos que las acompañan te hacen no levantarte del sofá hasta que termines. Como dice la editorial en su descripción, “Ana y Froga es el libro perfecto para que padres e hijos compartan risas y carcajadas a borbotones”.

Soy un artista, de Marta Altés

socunartisttEl libro perfecto para todos aquellos niños que disfrutan haciendo arte. Al protagonista de Soy un artista le encantan los colores, las formas, las texturas y todo lo que le inspira: sus calcetines, lo que guarda en la nevera, ni su gato se escapa de una buena mano de pintura. Pero solo hay un problema: su madre no se muestra tan entusiasta como él. Soy un artista es un libro para que disfruten tanto los niños como los adultos, tiene muchos guiños para las dos edades. Marta Altés ha escrito otros títulos como No!  o My Grandpa, el reciente My New Home o este I Am An Artist (todos editados por Mcmillan Children’s Books en Inglaterra), que ahora llega a nuestro país de la mano de Blackie Books.

Pipi Calzaslargas, de Astrid Lindgren

“A los niños les conviene llevar una vida ordenada, sobre todo si pueden ordenársela ellos mismos”. Pippi Calzaslargas. Cuando Karin tenía siete años enfermó de neumonía y su madre, Astrid Lindgren, se sentaba a su lado para contarle las historias de una fantástica niña: Pippilota Provisionia Gaberdina Dandeliona Ephraimsdaughter Calzaslargas. Ahora, por fin, podemos leer todas las historias de Pippi en un solo volumen porque gusta igual a mayores que a pequeños e, incluso, nos puede hacer recuperar un clásico para los que solo conocíamos al personaje a través de la serie de televisión.

Mimi, de John Newman

mimiHace muy poco que la madre de la pequeña Mimi murió. Todos en su familia están tristes y abatidos. Papá ya no sonríe, y las pizzas de la cena siempre se le queman. Sally se viste toda de negro, como su estado de ánimo, y guarda un terrible secreto. Conor apenas habla, toca la batería por las noches y no deja dormir a los vecinos. Y hace meses que nadie saca a pasear a Bengala, la perrita. Además, Mimi está cansada de que su compañera Sarah le haga la vida imposible por ser “distinta”. Todo parece desmoronarse. Pero poco a poco la familia irá recuperando la fuerza para atravesar el duelo, precisamente gracias a esos pequeños y no tan fáciles retos que nos impone lo cotidiano. Editado por Siruela.

Animales domésticos, de Jean Lecointre

Narra una historia delirante, irónica y muy divertida. Utilizando el collage y el fotomontaje, y combinando el cine, la publicidad y la imaginación con su espíritu libertario, Lecointre crea una estética que evoca la Costa Oeste de Estados Unidos en los años cincuenta y sesenta. El artista sigue la máxima: ¡la imaginación tiene todos los derechos! Lecointre es además un narrador auténtico. Animales domésticos hace reír y la historia mantiene la tensión de tal manera que es imposible no pasar las páginas con expectación para conocer el final.

 Un elefante, un guisante, de Rafael Ordóñez y Marc Taeger

portada.fh11Una fauna mansa y vegetariana se asoma a las páginas de este divertido libro por el que vemos pasar a todos los animales de la sabana. Creados con la técnica del linograbado, animales y frutas forman un sorprendente mosaico de colores y formas. Un texto lleno de vida en una estructura acumulativa y repetitiva que establece un divertido juego de palabras rimadas, por lo que este libro puede ser ideal para primeros lectores. Editado por Kalandraka.

 

 

(*) Algunos de los párrafos de las descripciones de los libros están sacados de sus respectivas editoriales.

Fotos: Blackie Books / Siruela / Kalandrala

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments