Las faltas de ortografía son los nuevos selfies

Los carteles con faltas de ortografía siempre están ahí.

Estos días la ortografía está de moda. En los muros de las redes sociales nos asaltan las imágenes de los muros callejeros, pero no en referencia al arte urbano sino todo lo contrario, al desconocimiento urbano. Paredes, mercadillos, carteles… Las faltas de ortografía plagan nuestro día a día. Lo hacen desde cualquier esquina o lectura callejera y, para concienciar sobre ello, surgen organizaciones que las recogen en Facebook y Twitter. Propuestas ligadas a las redes sociales en las que suben imágenes cargadas de correciones, que son encontradas o enviadas por sus seguidores.

Persiguen denunciar los malos usos con un arma clave, el humor. Desde la comunidad de Facebook Nazis de la Ortografía lo tienen claro “En general, pensamos que la gente busca reírse de otros. Es bastante chocante la cantidad de comentarios que nos llegan con faltas de ortografía”. En su perfil generan especiales como el de desahucios (que recogía como en los medios es común ver “deshaucios”), se hacen eco de la actualidad ortográfica recopilando las noticias sobre correcciones comunes, o reúnen tuits de marcas que también yerran; “si te digo la verdad, hemos visto absolutamente de todo. Pero lo que más nos escandaliza son algunos mensajes de empresas e incluso organismos oficiales. Nos parece vergonzoso. Si no ponen atención en eso…”. El mundo de las faltas ortográficas no tiene fronteras.

7841875798_1dd958919d_zFronteras aun más frágiles si se comparte idioma. En Ecuador nació Acción Ortográfica Quito un colectivo que ‘repara’ los graffitis con erratas que se encuentran en la ciudad y que intenta mantener cierto anonimato ya que la intervención es ilícita. Ahora ha llegado a España su primera delegación con Acción Ortográfica Madrid (ACOMA) que nos explica cuál es su objetivo, “aunar el descontento general de la gente con los mensajes mal escritos. Quién más, quién menos ha criticado alguna vez las faltas de redacción, puntuación y ortografía de tal o cual cartel. Nosotros queremos ponerle un nombre a eso. Y lo queremos hacer de una manera lúdica y participativa”.

La buena ortografía da seguridad a quien la practica y se transforma en muchas ocasiones en carta de presentación. Lo confirman desde ACOMA; “La ortografía no es algo impuesto sino que surgió de manera natural entre los hablantes para que pudiéramos entendernos. Un texto mal puntuado puede transmitir ignorancia, descuido, desatención, falta de profesionalidad o falta de cultura. Si escribes y no quieres que te tilden de ignorante o que el lector sienta que no le das importancia, cuida tu imagen, cuida ortografía”.

Para ser el perfecto redactor no hay que olvidar estar al día de los nuevos palabros incorporados a la RAE y al día de las imágenes que estos colectivos y sus seguidores prometen seguir subiendo.

 

Foto: (3) (cc) / Daniel Lobo (cc)

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments