La Granja Festival: banjos en el corazón de La Mancha

La Granja Festival: banjos y camisas de cuadros en el corazón de La Mancha

Si hablamos de folk y de La Mancha, habrá quien se ponga a pensar en mayos y bandurrias. En cambio, pese a juntar ambos términos en su título, La Granja va más bien de conciertos acústicos, alpacas de paja y camisas de cuadros. Nuestro festival favorito de rock, folk y country en español vuelve este 7 de junio a Daimiel con Jero Romero, Tulsa, Dixie Town y Midnite Special en el cartel, y hemos aprovechado para hablar con sus organizadores, el equipo de La Casa con Ruedas, sobre el folk en estos tiempos de cólera.

La Granja Festival: banjos y camisas de cuadros en el corazón de La ManchaTodos confiesan a Nokton Magazine que están encantados con el cartel de este año. Jero Romero se presentará sobre el escenario del Auditorio Municipa del Daimiel a punto de lanzar La Grieta, el que será su segundo disco en solitario y al margen de los Sunday Drivers; y Tulsa tocará allí por primera vez en España desde que Miren Iza se marchara, hace tres años, a vivir a Manhattan.

La Granja Festival: banjos y camisas de cuadros en el corazón de La ManchaAdemás, señala María Martín-Consuegra, La Granja puede ser una excusa genial para conocer “la interesantístima propuesta de Dixie Town”, cuya manera de entender el blues “es de lo mejor que se está haciendo en nuestro país”, y de Midnite Special (en la imagen de la derecha), a los que descubrieron en un concurso de bandas en el que se engancharon a sus canciones.

Una alternativa al “sol y playa” festivalero

La Granja Festival: banjos y camisas de cuadros en el corazón de La ManchaLa Granja nació en 2011 a manos de “cinco descerebrados”, cuenta María, cuya vocación era la de, entre otras cosas, ofrecer una alternativa de calidad a toda la oferta festivalera española, en la que, en opinión del equipo de La Granja, los estilos y las bandas “se repiten sobremanera”. Miguel Ángel Ruiz explica que la filosofía del festival de Daimiel se basa en “primar la calidad de las propuestas artísticas por encima de todo”, y María añade que muchas de las bandas que han pasado por el festival “aparecen en los carteles de otros festis de verano en un tamaño de letra diminuto”. “En cambio, en nuestro cartel ellos son los cabezas, y aparecen en tamaño 72, con cursiva, negrita y subrayado si hace falta”, enfatiza. Y eso, agrega, a sabiendas de que cuentan con muy escaso apoyo institucional, y de que a los organizadores no les va a reportar ni un solo euro.

“El que quiera ir a la playa y, de paso, ver un festi, mejor que vaya a otro sitio”, advierte Miguel Ángel, aunque recuerda la cercanía del festival al parque natural de Las Tablas de Daimiel, “un oasis en mitad de la agreste planicie de la meseta manchega, que ofrece un espectáculo visual increíble”.

La Granja Festival: banjos y camisas de cuadros en el corazón de La Mancha

Las Tablas de Daimiel.

A propósito del folk

El caso es que el folk vuelve a ser tendencia. No solo lo decimos por las camisas de paño, los vestidos de flores, las estudiadamente desaliñadas barbas y las trenzas; también hablamos de A propósito de Llewyn Davis, el acercamiento cinematográfico de los hermanos Coen a la música de raíces americana en los sesenta; y de esa ola de chicas españolas –Russian Red, Anni B Sweet– que hace poco agarraron sus guitarras y sus voces y se convirtieron en iconos de la moda y la música nacional.

Y también nos referimos, por supuesto, a esa apremiante necesidad de canción protesta que parece transmitirnos la realidad diaria, que, como cita David Gómez, otro de los organizadores del festival, tiñe las publicaciones recientes de artistas como Nacho Vegas o Vetusta Morla.

Pero en La Mancha el folk siempre ha estado presente, cuentan desde La Granja. David cree que el páramo es “un lugar idóneo para vivir la experiencia mágica de la música en directo”, pese al turismo de sol y playa que monopoliza el cartel festivalero nacional. Y Miguel Ángel recuerda que “en La Mancha hace 50 años no había mucho más que hacer aparte de trabajar en el campo, cantar y beber vino” (pocas cosas existen más folk que eso). Pero, como aclara María, “aunque en La Mancha hay mucho folk, no es con el que juega el festival”. El folk manchego es, más bien, recuerda, “aquel que canta eso de Mi madre me da de palos/porque quiero a un segaor/y al son de los palos digo/¡Ay! Que me muero de amor“.

La Granja Festival: banjos y camisas de cuadros en el corazón de La ManchaEn el folklore español hay bandurrias, laúdes, guitarras, panderetas y, sobre todo, mucho vino, detalla Miguel Ángel, pero lo que se escucha en La Granja viene, más bien, del folk americano o irlandés, aunque suene en español. “La música anglosajona ha sabido asumir en su seno la influencia de su sonido tradicional, cosa que no ha pasado en España”, indica, “y nosotros hemos asumido esos sonidos para desarrollar nuestra cultura musical reciente, de forma que ya no nos resultan extraños”.

Cada uno de los componentes del equipo que organiza el festival, cuenta, tiene sus propios gustos musicales, pero todos coinciden en una serie de influencias cuyo nexo común es este género, “ya sea de influencia anglosajona o de la fusión con otras manifestaciones de nuestro país que también son folk”. De hecho, María juega a imaginar una mezcla de ambos estilos –el de mi madre me da palos porque quiero a un segaor y el de los banjos y las camisas de cuadros- en el cartel de La Granja. “Podría ser algo más que interesante, y no hablo en broma”, asegura.

Feliz Granja a todos.

La Granja Festival se celebra el próximo sábado 7 de junio en el Auditorio Municipal de Daimiel (Ciudad Real). Las entradas cuestan veinte euros y pueden adquirirse de forma online en Ticketea y en la web de La Casa con Ruedas o en cualquiera de los puntos de venta física ubicados en Daimiel, Ciudad Real y Alcázar de San Juan. Puedes seguirlos a través de Facebook y de Twitter.

 

Recuerda la anterior edición de La Granja en La Granja Festival 2013: el merecido fin de fiesta.

Fotos: La Granja Festival / Manuela Astasio / aNeLiM (cc)

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments