En Hollywood el dinero no da la felicidad

 

Entre las primeras diez palabras que pensemos asociadas al dinero es probable que se encuentre Hollywood. Si vamos a los datos California aporta el 13% del producto interno bruto de Estados Unidos gracias, junto a la tecnología, al entretenimiento. Y si aceptamos las condiciones de Hollywood hablar de decenas de millones de dólares como caché de un actor está a la orden del día. Pero las conversaciones han cambiado. Las listas Forbes siguen olvidándose de los más pobres, pero algunos de los que han pasado por las que enumeran a los actores y actrices más ricos han  recortado ceros en la cifra de su cheque.

Que un actor de la talla ‘Forbes’ reduzca su salario puede implicar una diferencia de millones pero los motivos a los que suelen alegar son menos numerosos. Les encanta el proyecto, la oportunidad, el guion o la motivación de trabajar con determinado director. Algunos, por esto último, trabajan por el sueldo mínimo.

Jonah Hill

Ha sido el caso más reciente, el nominado al Oscar en 2011 por Moneyball repite proeza, que no salario. Nominado en la misma categoría por El lobo de Wall Street, otra muestra de la relación cine y crisis, confirmaba en una entrevista que pudo más el querer trabajar con Scorsese que el dinero; ya que ha cobrado el salario mínimo indicado por el sindicato de actores. Unos 60.000 dólares.

El reparto de En Tierra Hostil

La película ganadora del Oscar en 2009 no competía en “igualdad de condiciones”. Con un presupuesto por debajo de los diez millones y una recaudación de apenas 15 se enfrentaba a Avatar, que contaba con un presupuesto de más de 200 millones y una taquilla de casi 300. La mayor parte de los actores cobró el salario mínimo.

Denzel Washington

Que el sueldo no determina un buen trabajo lo demuestra también Denzel Washington, quien en 2013 conseguía su sexta nominación a los Oscar con El Vuelo, una cinta por la que reconocía haber bajado su caché hasta la décima parte. Un caché que años antes, en 2010, había alcanzado los 12 millones de dólares por Imparable.

George Clooney

Fueron 120.000 dólares por protagonizar y dirigir Buenas noches y buena suerte, aproximadamente 20 millones menos de lo habitual para él. Con la cinta obtuvo dos nominaciones que repetiría con Los Idus de marzo, las de Mejor Director y Mejor Guion.

Nicole Kidman

Aunque la cifra no es conocida todos los medios apuntaron a que en 2001 rebajó su caché al mínimo para trabajar en Los otros con Amenabar. El presupuesto de toda la cinta era de 17 millones, la misma cifra fue el salario de Kidman por Invasión cinco años después de hacerse con el Oscar.

Brad Pitt

Lo dejamos para el final porque no se trata de bajar su caché sino de tasar un salto a la fama. El actor declaró haber bajado su sueldo a 9 millones de dólares en Malditos bastardos, habiendo llegado a cobrar 20 por Señor y Señora Smith. Obviamente sus inicios fueron más precarios, por Thelma & Louise recibió 6.000 dólares.

Foto: e-magic (cc)

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments