¡Hasta Pixar y más allá!

 

En la memoria quedan las largas colas a la puerta de los cines, especialmente cuando el boca-oreja aclamaba ‘la primera película rodada completamente por ordenador’. Ahora, en las calles, las colas continúan esa iniciativa. Lo demuestran las que rodeaban este fin de semana el edificio CaixaForum para visitar la recién inaugurada Pixar. 25 años de animación.

La relación entre tecnología y arte es la puerta de acceso a un mundo en el que los dibujos cobran vida. Un mundo que se abre en la sala de entrada al logo de la compañía, una cronología de sus trabajos y un vídeo, Lamparita en acción, en el que se suceden fotogramas en blanco y negro de la lámpara y la pelota, un reclamo a sus orígenes. Aquellos en 1986 que les han llevado a sumar 30 Premios Óscar y 7 Globos de Oro.

pixar-moma

Se pasa a la acción en la sala principal en un ambiente que recuerda a los establecimientos de tecnología punta; paredes y suelo blanco, ocupado por 12 sets (uno por película) sobre los que se apoyan urnas transparentes de base negra. En cada una de ellas un protagonista en forma de figura de resina gris, así todo el elenco principal de cada cinta da paso a las pequeñas salas que atesoran los orígenes y la creación de la animación más taquillera. Lo hacen en forma de dibujos y viñetas a lápiz y rotulador o en reproducción digital.

Es en el espacio dedicado a cada filme en el que se descubre la magia tras la cámara. Como si se tratase de un actor en prueba de woody-y-buzz-bob-pauley--disney-pixarvestuario se deja ver Mike (Monstruos S.A.) en rojo o en verde en los papeles con los que se realizan los estudios de color. Un paso imprescindible para personajes y escenarios que se muestra también en la evolución de pantones para escoger el color de los edificios o las texturas de los paisajes naturales de Cars. Personajes que se muestran en aparente ensayo en las pinturas que definen sus medidas, poses y colores como el retrato de familia de Bichos. Las películas se van desdibujando como si se pasase una goma al papel en los colorscript y los storyboards que demuestran el trabajo manual tras la obra.

La visita a esta pequeña Pixar University se cierra con una sala que exhibe de forma constante los cortometrajes que han conformado el crecimiento de Pixar. Son 402 piezas las que recorren la memoria cinéfila de cualquier visitante que ha vivido la evolución de la animación al mismo ritmo que la propia Pixar. Que, siempre alabada por el trabajo en equipo, ha crecido marcándose objetivos propios que pasaban por tres  metas; hacer publicidad para que el equipo sea autosuficiente, crear cortos para aumentar su experiencia y comenzar con los largometrajes.

La exposición Pixar. 25 años de Animación, tras presentarse en el MoMa y exhibirse en diferentes países, podrá verse en CaixaForum Madrid (Paseo del Prado, 36) hasta el 22 de junio. A la muestra se suma un calendario de conseferencias sobre el trabajo en Pixar y el visionado de sus filmes. Entrada 4€, gratis para clientes la Caixa.

 

Fotos: © Disney/Pixar

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments