Flamencos que conquistan tumbonas y otros títulos por explorar

Estamos a finales de agosto y quizá, seas de esas personas que dicen que “ya está todo el pescado vendido” pero no es así. Aún quedan fines de semana de tumbona, protector solar y playa y /o piscina, así que hemos decidido que éste es un buen momento para presentarte algunos títulos de libros con los que tener un idilio veraniego y darle una última oportunidad a esas lecturas que no harás durante el resto del año:

No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas – Laura Norton

no culpes al karmaEsta escritora ha conseguido en poco tiempo reeditar varias veces su primera novela y es que es de las que se disfrutan bien. Risas aseguradas en una historia con la crisis de fondo y una tienda de plumas en la que su protagonista dará rienda a su vena artística. El título y la portada llaman la atención de por sí, la historia de Laura Norton se sitúa en Madrid, más concretamente en el barrio de Malasaña. A Sara, una treintañera de lo más normal, se le complica la vida, y de qué manera. Cómo es posible que en su mejor momento laboral su casa se vea invadida por su padre, quien se acaba de separar de su madre, su hermana junto a su reciente novio, su amor Roberto y a quien hace meses no ve y por Eric, un amigo de Roberto y quien se une al sarao familiar durante su estancia en la capital. Pues en ese embrollo nos encontramos durante toda una lectura, cuanto menos ocurrente.

Mi año con Saligner – Joanna Rakoff 

A los 23 años, Rakoff trabajó como asistente de la representante de JD Salinger. Ella tenía que responder a las cartas de los admiradores del autor y decidió abandonar la carta modelo que la agencia había utilizado durante años y comenzó a responder a las misivas de los fans del autor de El guardián entre el centeno

Hacia rutas salvajes Jon Krakauer

intothewildEs el homenaje escrito de Krakauer a la vida de Christopher McCandless, un joven americano que decidió romper con todo para volver a la esencia del ser humano, fuera del mundo material, de los dólares y las ataduras de las ciudades y el trabajo. Cuatro meses sobreviviendo en la tundra de Alaska. Un libro sobrecogedor (con versión fílmica bajo la dirección de Sean Penn).

Lamentaciones de un prepucio – Shalom Auslander

Como en Estados Unidos tienen hueco para todo, el género que ellos llaman no-fiction cuenta con su propio nicho de mercado editorial. El neurótico Shalom Auslander es uno de esos autores que gustan de recrearse en su propia experiencia para dar forma a sus textos, escritos en una primera persona impúdica, con un estilo rápido y sincopado. En Lamentaciones de un prepucio, se sumerge en un terreno que, en comparación, Woody Allen solo pisó de puntillas: el del sentido de la vida negrísimo y lastrado por la culpa de la religión ortodoxa judía. 

Never Let Me Go – Kazuo Ishiguro

never_let_me_go_mAdaptado en una película bastante buena, el libro es mejor debido a la forma en que el lector poco a poco empieza a entender la imposibilidad absoluta de esperanza para nuestros amantes. Ambientada en una Inglaterra alterada del pasado reciente, la historia se despliega para que veamos cómo los personajes llegan a comprender quiénes son y el verdadero propósito del internado al que asisten. El lector comparte el sentido de la negación presentimiento y voluntarioso, aunque no por ello es más fácil aceptar la verdad.

 

 

Fotos: Christopher Ross (cc) Espasa / River Road Entertaiment / Film4

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments