Ese extraño mal del corazón

Lo que se´del amor

 

Nos hacen creer que en el principio de los principios, entre el óvulo y el espermatozoide, para que surja la vida, ya existe el amor. Ingenuos. El ovulo asesina cruelmente a millones de espermatozoides, antes de que uno solo, el soldado más valiente, hormonado y cargado de testosterona que existe, lo penetre y lo fecunde. El inicio de la vida ya es una batalla.

M, Director del centro Delamor (de estudios sobre el amor)

El amor tiene especial importancia en nuestra cultura, es el leitmotiv de numerosos libros, películas, obras teatrales, canciones…para algunos es el motor de la existencia, aquello que  mueve todo y que hasta parece fluir en el ambiente tal y como nos quieren hacer creer temas como Love Is In The Air de John Paul Young. Y si, puede que, en algún momento dado sea muy bonito y fascinante, sin embargo, señoras y señores, el amor también es un arma de doble filo que duele, obsesiona y acaba con la entereza del más cuerdo. Pero ¡que no cunda el pánico!, tranquilos, no estamos solos. Velando por nuestra seguridad y con el objetivo de advertirnos de la realidad del estado amoroso (lo de las mariposillas en el estómago es un síntoma de enfermedad altamente preocupante)  y de sus desastrosas consecuencias, nos encontramos con los componentes de la compañía Equilicuá que nos invitan, en Lo que sé del amor, a asistir a una clase magistral sin precedentes que ningún alumno, ni siquiera el más aventajado heartbreaker, debe perderse.

Desde Delamor, centro (circo) de estudios ambulante, un grupo de profesores, doctores en las más variopintas disciplinas amatorias, son los encargados de impartir tan peculiar curso intensivo. Durante aproximadamente una hora M (jefe de estudios y domador de sentimientos), Cher del Sagrado Corazón de Glenn Close (experta en el noble arte de odiar), Lula DuBois (una virgen, embarazada y maestra de perversiones) y H (maestra de amores trágicos e imposibles)  harán todo lo que está en sus manos para poder demostrar la siguiente teoría: “El amor es mentira y los enamorados unos mentidos y los que enamoran unos mentirosos”.

LQSA_I3A6137

El extravagante claustro de profesores de` Lo que sé del amor´

Basándose en una didáctica altamente vanguardista, estos expertos investigadores no se limitan a divagar sin ton ni son sobre el asunto en cuestión. Ellos hacen a los asistentes partícipes de una clase muy vivencial llena de performance, bailes, canciones originales (creadas para el espectáculo) y experiencias personales con las que van mostrando las distintas etapas del ser humano a través del amor, desde el nacimiento a la muerte. Para ello cuentan con el apoyo musical de la banda Funkin´ Donuts, una formación criminal-canalla (como ellos se denominan) que cuenta entre sus componentes con el guitarrista de Vetusta Morla, Juanma Latorre.

LQSA_I3A6138 (1)

Guadalupe Lancho y David Martín en un momento de la obra.

El resultado, un delicioso y disparatado espectáculo que bebe, como los componentes de la compañía afirman, del cabaret y la revista; una evolución de un antiguo show de la compañía, Mil cartas de amor (1997), y con el que los miembros de Equilicuá juegan a ser los creadores de un nuevo género teatral: Revista Musical Pop en un acto y mil imágenes. Para entendernos, un hermano menor de The Rocky Horror Picture Show surgido de la cabeza de Antonio Zancada, creador de obras como Zanahorias (con la que triunfó en Broadway) y Estúpida, y actor que interpreta a M en la función y que, en su rol de director, sirve de hilo conductor de la trama.

En Nokton Magazine ya nos han convencido a base de ritmo y buen humor. Ahora os toca a vosotros ser precavidos y tener en cuenta esta advertencia: pobre de aquellos que caen víctimas del influjo de los dardos de Cupido porque, en el fondo, el amor no es más que un loco y doloroso engaño, ¿no creéis?

Podéis apuntaros al curso intensivo Lo que sé del amor en El Sol de York (calle Arapiles, 16). Horarios: jueves, viernes y sábados a las 22:30 y domingos a las 21:00. La entrada cuesta 11 euros.

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments