Cuando el cine fumaba con boquilla

La Edad de Oro. Festival de Cine de Málaga

 

Los amantes del subtexto, las bofetadas al aire y las elipsis donde debería haber una escena de cama están de enhorabuena. Al menos, si se encuentran en Málaga, cuyo emblemático cine Albéniz acogerá, desde el 5 hasta el 12 de septiembre La Edad de Oro, un ciclo de cine clásico que, por 5 euros el pase, recupera títulos como El sueño eterno, Irma la dulce, Bienvenido Mr. Marshall y Fanny y Alexander y los adereza con conciertos, charlas y fotografía.

Un fotograma de 'Desayuno con diamantes'.

Un fotograma de Desayuno con diamantes.

Inaugurará el programa una proyección gratuita de Desayuno con diamantes, que tendrá lugar el jueves 5 a las diez de la noche al aire libre y permitirá a los que se acerquen ver a Audrey Hepburn cantarle Moonriver a la silueta iluminada de la Alcazaba.

La Edad de Oro se divide en siete ciclos temáticos. El primero, dedicado a Ernst Lubitsch, miembro de honor del star system hollywodiense e inventor de la “comedia sofisticada”, tendrá lugar este viernes 6, con la proyección de El bazar de las sorpresas, Ariane, La viuda alegre y La jungla del asfalto.

Epitafio de Billy Wilder en el Westwood Memorial Cemetery.

Epitafio de Billy Wilder en el Westwood Memorial Cemetery.

Después, tal y como ya sucedió hace décadas Lubitsch le cederá el testigo del programa a Billy Wilder, a quien el cineasta ruso “apadrinó” cuando llegó a Estados Unidos escapando del antisemitismo europeo. Wilder también cuenta con sección propia en este festival, conformada por Irma la dulce, Uno, dos, tres, La vida privada de Sherlock Holmes y Testigo de cargo.

Además, para probar la fe que en más de una ocasión ha declarado por Wilder, el director madrileño Fernando Trueba impartirá la conferencia Billy Wilder y la comedia clásica el viernes a las 20 en el cine Albéniz. Cuando ganó, en 1994, el Oscar por Belle Epoque, Trueba dijo algo así como que le gustaría creer en Dios para agradecérselo, pero que, como solo creía en Billy Wilder, prefería darle las gracias a él. Al día siguiente, el director de Con faldas y a lo loco llamó a Trueba por teléfono y le dijo: “Hola, Fernando. Soy Dios”.

Cartel de Niágara (1953)

Cartel de Niágara (1953).

Y, efectivamente, debía de serlo, porque el único cineasta capaz de tomarse con sentido del humor y filosofía la patológica impuntualidad de Marilyn Monroe, de quien nunca olvidó ensalzar su magnetismo y sus dotes interpretativas. Monroe, a quien Wilder comparó con la Segunda Guerra Mundial –“era el infierno, pero valía la pena”- está representada en La Edad de Oro  con algunos de los títulos más singulares de su carrera. Esto es, los que no son comedias: Niágara, Río sin Retorno y Vidas Rebeldes. Tres filmes que muestran a una Marilyn quebradiza y perturbadora, que seguramente se acerque más a la que era cuando estaba lejos de los focos.

También hay un merecido lugar para Luis García Berlanga, finísimo burlador de la censura e inmejorable retratista de la España profunda, de quien se proyectarán Plácido, El Verdugo, Calabuch y Bienvenido Mr. Marshall. Habrá tiempo, después, para las terroríficas historias de novias zombis, mujeres felinas y pasados turbios de Jacques Tourneur, de quien se exhibirán La mujer pantera, La mujer pirata, Yo anduve con un zombi y Retorno al pasado.

Cartel de Fanny y Alexander

Cartel de Fanny y Alexander (1982).

La Edad de Oro concluirá con una selección de películas europeas conformada por El Casanova (Federico Fellini), Pierrot, el loco (Jean-Luc Godard), Fanny y Alexander (Ingmar Bergman), Muerte en Venecia (Luchino Visconti) y Viaje a la Luna (Georges Meliès), y con tres hermosos títulos de cine negro: La jungla de asfalto, de John Huston, El sueño eterno, de Howard Hawks y El cartero siempre llama dos veces, de Tay Garnett.

Por su parte, el escritor y periodista Boris Izaguirre estará el sábado 7 en el Albéniz charlando sobre El glamour en el cine, y la sala Moreno Villa acogerá, desde el 5 hasta el 20 de septiembre la exposición La costa del Sol: el color del blanco y negro, una muestra de pintorescas imágenes de la invasión turística de la Málaga de los 60.

Además, la música de Ernesto Aurignac Quartet (domingo 8 a las 22) y los Hula Hula (lunes 9 a las 22), ambos en el auditorio Eduardo Ocón con entrada libre hasta completar aforo, trasladarán a los espectadores a las mejores bandas sonoras y al rock and roll de los 50 y los 60.

El ciclo La Edad de Oro tendrá lugar en el Cine Albéniz de Málaga del 5 al 12 de septiembre. Las entradas a pases individuales cuestan 5 euros, 4,5 para los socios del Club Albéniz, aunque existe un abono de cinco películas disponible por 20 euros.

Fotos: pat00139 (cc)/ surfstyle (cc)/ jvoves (cc)/  cliff1066™ (cc)


úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments