Cortos para la conciencia social

Fotograma de 'Eat my shit'.
Fotograma de 'Eat my shit'.

Nos encontramos en un momento de constante conciencia social que defiende con fuerza nuestros derechos y se centra en las estereotipadas minorías para conseguir, de una vez, que todos formemos un colectivo, dejando atrás ese individualismo que impregna nuestro siglo XXI. En este artículo veremos una serie de cortometrajes que sin duda nos harán reflexionar sobre esto y que puede que nos inspiren a seguir luchando por cambiar las cosas.

Humillación – Eat my shit

Un corto impactante y desbordante en cuanto a originalidad a la vez que angustioso dirigido por Eduardo Casanova y protagonizado por Ana Polvorosa (ambos actores de la serie de TV Aída), hecho para JamesonNotodoFilmFest. “Que me han censurado la foto en Instagram” es la frase con la que comienza y, sin duda, esto nos lleva a concienciarnos acerca de la repercusión de las redes sociales y la opinión ajena en cada uno de nosotros. Personalmente, nunca he abusado del uso de las redes sociales pero sí he sido consciente de a lo que se expone aquel que se permite mostrar su día a día y sus reflexiones internas y sobretodo de la existencia de pensamientos y comentarios de individuos desconocidos que pueden ir destinadas únicamente a dañar o incordiar. Este corto intenta, aunque lo haga de una manera extrema, mostrar una realidad que está presente a cada momento. Nos habla de cómo una persona, por ser diferente ya sea por fuera o por dentro, es humillada y acaba por desear ser como los demás , persiguiendo un ideal denominado “perfección”, una meta que no existe y por las que muchos libran batallas imposibles de ganar. Y yo digo: viva la diferencia, viva al no querer formar parte de un colectivo de “marionetas sin personalidad” guiadas por una falsa proyección de felicidad. Y como bien se dice en Pequeña Miss Sunshine: “Lo importante es lo que tú quieres ser”

Maltrato – Papás y mamás

Un corto que ya te mantiene desconcertada desde el primer momento viendo actuar a la niña. Al principio no encontramos la respuesta al por qué de su comportamiento pero a medida que avanza vemos cómo de forma inconsciente, la chica solo está reproduciendo la realidad que vive en su casa, en la que su madre es maltratada por el padre. Cada vez son más las denuncias por violencia de género y aquí podemos ver que esto afecta tanto a la persona como a su entorno. Dos de las películas que reflejan esta triste realidad son: la producción española Te doy mis ojos (2003) y la estadounidense Durmiendo con el enemigo (1991) con Julia Roberts como protagonista.

Racismo – Corto Anti Racismo

El racismo debería no existir y, sin embargo, es tema común en nuestro día a día. Está originado por ideales sociales que son inculcados desde la infancia y que hacen que, sin entenderlo realmente, los más pequeños estén predispuestos a relacionarse o escoger a personas por su color de piel haciéndoles cargar la etiqueta de “mejor o peor” según ello. Algo absurdo que continúa manifestándose a pesar de que lo único que habría que promulgar sería la igualdad y el disfrute de una vida en la que todos formemos parte de un mismo grupo con los mismos derechos. Hablando de ese injusto trato y de la falta de oportunidades de las personas que son juzgadas por su raza, cabe recomendar películas como 12 años de esclavitud o Mississipi en llamas para entender este punto de vista.

Bullying – Le monde en face: Harcèlement à l’école

Es curioso cómo se refleja el acoso escolar en una situación de adultos y este corto lo hace de manera muy inteligente. En esta ocasión no se puede comentar nada porque solo con verlo se entiende todo. Multitud de niños lo sufren rutinariamente, algunos de ellos consiguen una solución con ayuda de otras personas o sin ella, pero desgraciadamente, hay ocasiones en las que se hace insufrible y todo acaba de la manera más drástica. En el film Bullying (2009) podemos ver una muestra más de este tipo de castigo, tanto físico como psicológico.

Y todo esto no hay que verlo en un cortometraje para darse cuenta, porque encontramos un montón de situaciones similares a la vuelta de la esquina, solo nos hace falta dejar de ver para MIRAR.

 

Foto: Eat My Shit

 

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments