¿Cómo sobrevivir a una despedida? al estilo ‘resacón’

¿Son los amigos para siempre? No los que se escogen en la edad adulta o con los que se tropieza en los pasillos y la cafetería de la universidad. Hablamos del principio de los tiempos, de la prehistoria de cualquier biografía. La infancia y el patio del colegio… con sus tiernas y sádicas reglas no escritas, desde la adquisición de roles y motes; las idealizaciones y expectativas al por mayor y, por descontado, ese sentido declamado de la amistad y de pertenencia al clan.

Transcurridas un par de décadas -cifra arriba o abajo- y producidos miles de cambios, ¿siguen los lazos de la amistad a prueba de bombas? La cortometrajista Manuela Moreno se estrena en el largometraje con una desmadrada comedia, que a modo de roadmovie, nos embarca en una despedida de soltera que deparará a sus protagonistas un raudal de peripecias accidentadas y situaciones extravagantes en la isla de Gran Canaria.

“Nos encontramos con cinco personajes muy diferentes, pero que no pueden estar los unos sin los otros – explica la directora en la puesta de largo de la cinta en el Festival de Málaga-. Desde la modosita responsable hasta la que está abocada al fracaso sentimental, la que lo da todo y usa a los hombres como clínex, la colgada con miedo al compromiso…”. Se refiere a Marta (Úrsula Corberó), Gisela (Celia de Molina), Nora (Natalia de Molina), Tania (Maria Hervás) y, a una más entre el baile de hormonas, Mateo (Brays Efe). “¡Mujeres al poder!” consigna Brays Efe de vez en cuando fogueado por Úrsula Corberó. La química vista en pantalla no tiene nada de fingida. “El buen rollo de todos existe desde la primera caña que nos tomamos” cuenta Efe.

La venidera boda de Gisela, la más formal del grupo, es el desencadenante de este Resacón en las Vegas “en chicas y a la española” como le gusta definirlo al equipo. “Ya nos tocaba una juerga a nosotras. Los hombres en ese sentido son más básicos. Se van de fiesta y ¿qué hacen? Se emborrachan hasta que no se acuerdan de nada. Nosotras le damos una vuelta a lo de salir. Somos más ‘hardcorde’ cuando nos juntamos” explica entusiasmada Úrsula Corberó, que interpreta a la “ligona” y desacomplejada de la pandilla. Al escucharla le siguen Celia de Molina, hermana de Natalia, y María Hervás, que destacan la necesidad de que “la risa y el gamberrismo” en pantalla no sean sólo monopolio del género masculino.

Foto promocional 2 Cómo sobrevivir

“Faltan protagonistas femeninas en la comedia y en el cine en general” añade Hervás, que ha saltado a la gran pantalla desde la TV y el escenario. Confesiones a Alá le ha granjeado en el off del Lara madrileño halagos y críticas rendidas durante las dos últimas temporadas e incluso la nominación al VIII Premio Valle-Inclán de Teatro. “Mi mayor interés de que funcione la película es dar visibilidad al reparto, que se conviertan en conocidos y tengan más oportunidades para seguir trabajando” explica la directora Manuela Moreno.

Aunque la cinta pretende hacer reír a un público heterogéneo, reúne toda una serie de guiños que se identifican con lo que los productores han llamado Generación BY, antagónica a los llamados ninis y, descodificado, save byself. A sus 27 años, las protagonistas de Cómo sobrevivir a una despedida pertenecen a esta generación, la que no siente haber alcanzado lo que soñaban de adolescente y que en vez de un trabajo en consonancia a su formación y una vivienda en propiedad se ha estancado en pisos compartidos, puestos de becaria y relaciones inestables.

Foto promocional Cómo sobrevivir a una despedida...

“Me siento reconocida en este aspecto de la película. Jóvenes muy preparados, que no tienen ningún tipo de salida laboral y que viven una situación muy mediocre económica y laboralmente, lo que mina su autoestima” se sincera Hervás. “Hablamos de una generación en busca de oportunidades, que lucha por su futuro” – reflexiona Natalia de Molina – y la peli no quiere generar preocupaciones, sino esperanza y un mensaje positivo”.

De entre el decálogo vertebral de este tributo a las amigas que permanecen juntas destacan las referencias a las Spice Girls –conocedoras y muy fans de la película, afirman los productores- y la aparición estelar de la más dulce de las cinco “chicas picantes”, Emma. “Reconozco que cuando la conocí me emocioné. Pegaron muy fuerte. Fueron las primeras que cantaron eso de que si quieres ser mi amante, tienes que ser mi amigo” explica Corberó.

El espíritu juvenil invade la cinta de la directora de PipasMoreno compara el rodaje con “una gymkana” de la que han salido victoriosos. Más de cuarenta escenarios, gran parte al aire libre, rodean a esas mujeres “de carne y hueso, con miedos y virtudes” que ha intentado reflejar en pantalla. Su parodia del universo hipster ha calado en la risa del público malagueño y de los medios. “Vivo en el barrio de Malasaña en Madrid. Ese rollo pose de que lo más viejo es lo más moderno hasta llegar a lo absurdo es un concepto muy divertido, así que lo hemos parodiado”. ¿Sobrevivirá la amistad al cruce kitsch y la más loca de las despedidas? Miren en las carteleras.

Más sobre Manuela Moreno en Nokton Magazine:

Pipas o de cómo Manuela Moreno llegó a los Goya

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments