Cine y música: una cápsula espacial de bandas sonoras

La música y el cine son dos elementos imprescindibles desde su origen.  El séptimo arte es entretenimiento pero, sobre todo, es cultura. Cada película conlleva un trabajo inmenso y sus bandas sonoras son elementos sin los que los filmes no serían los mismos. El resultado de los escenarios, actuaciones, historias y sentimientos acaban siendo reflejados en la gran pantalla y en la reacción del espectador. Imágenes grabadas en nuestra memoria con un posible impacto personal. Por otro lado tenemos la música, constante en nuestro día a día: conciertos con amigos, fiestas, listas personalizadas de Spotify, paseos por la ciudad acompañados de nuestro móvil o mp4.  La asociamos a personas, momentos alegres y también tristes, recuerdos de todo tipo. El resultado de esta combinación es mejorar cualquier situación que vivamos, añadir intesidad y emociones.

¿Nunca habéis estado viendo una película con la que tener que conectar Shazam varias veces para descubrir muchos de sus temas? Yo sí. Sucedió con 500 days of summer, con Guardianes de la Galaxia y con Trainspotting. Hay películas que además de ser buenas, se componen de unas canciones llamativas e inolvidables. Esta lista puede ayudar a enriquecer vuestra playlist:

‘Singin’ in the rain’ (Cantando bajo la lluvia, 1952)

Esta mítica melodía interpretada por Gene Kelly conquistó toda una nación, considerándose la película como el mejor musical del cine estadounidense por el American Film Institute. Metacine (cine dentro del cine), una historia donde los actores Don Lockwood y Lina Lamont deben adaptarse a la llegada del cine sonoro con las dificultades que eso supone. Las coreografías, apasionadas y coloridas, homenajean en alguna ocasión a las que creaba Busby Berkeley para la Warner.

Stuck In The Middle With You’ (Reservoir Dogs, 1992)

Ya desde las audiciones para Reservoir Dogs, Tarantino proponía a los candidatos realizar la escena en la que Señor Rubio  tortura al policía Marvin Nash mientras sonaba esta canción; el director sabía que encajaría al 100%. En sus inicios, quienes no intuían el éxito del tema fueron los integrantes de la banda, que se vieron sorprendidos al estar en el sexto puesto de los Billboard Hot 100.

‘A Real Hero’ (Drive, 2011)

Junto a ‘Nightcall’ de Kavinsky en los créditos iniciales, ‘Real Hero’ es una de las canciones más representativas del film. Cliff Martínez es el autor de la banda sonora, uno de los aspectos más importantes a la hora de realizar una película. En este caso, su estilo es electrónico con toques retro de los ochenta.

‘Una mattina’ (Intocable, 2011 )

En alusión a la música new age, no hay duda de que Ludovico Einaudi es un maestro de la composición y experto en deleitarnos con cada una de las notas tocadas a piano. ‘Una mattina’ fue la obra con la que se popularizó y a la que le han seguido distintos álbumes como In a Time Lapse (2013) o Elements (2015) además de conciertos por todo el mundo.

‘Unsteady’ (Antes de ti, 2016)

X Ambassadors: todo un descubrimiento. Se trata de una banda de rock alternativo estadounidense formada por cuatro miembro donde  Sam Harris es la voz principal y su hermano Casey está al teclado. Noah Felsshuh se encarga de la guitarra y Adam Levin de la batería.  Además de Unsteady, otros de sus éxitos son ‘Unconsolable’, ‘Torches’ o ‘Renegades’.

Para terminar, en los últimos años ha aumentado la tendencia de realizar largometrajes cuyo eje principal es la música. Así ocurre con Once, Begin Again, Whiplash o Rudderless,  donde existen tramas de calidad pero la música es la única y gran protagonista:

“And God, tell us the reason, youth is wasted on the young. It’s hunting season and the lambs are on the run, searching for meaning. But are we all lost stars, trying to light up the dark”.

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments