Cinco canciones comprometidas

Cinco canciones comprometidas.
Foto: Pexels (cc).

Como dice una de las canciones de Alejandro Sanz: “la música no se toca”. Es verdad, la música nos toca a nosotros, nos hace sentir, tiene el poder de calmar o, por el contrario, volvernos eufóricos. Y sobre todo, puede ayudar. Podemos comprobarlo al relacionar multitud de canciones con causas sociales, cuando el ritmo nace para dar paso a la concienciación y pretende mostrar un problema o simplemente tratar de hacer del mundo un lugar mejor. Todo esto quiere decir que la música, con o sin intención, impacta sobre nosotros y, en ocasiones, es muy necesario que lo haga. Estos son algunos de los casos que lo han hecho posible:

‘We are the World’

También con su versión española:

En 2010, un terremoto de magnitud siete azotaba Haití y dejaba miles de muertos a sus espaldas, convirtiéndose en una de las peores catástrofes naturales del siglo XXI. En estas ocasiones, vemos cómo florece la parte más solidaria del ser humano y, con el paso del tiempo, volvemos a olvidarnos de lo importante y continuamos con nuestra rutina y el individualismo. Más de 75 artistas unieron sus voces con el propósito de brindar ayuda humanitaria a las víctimas del terremoto, objetivo que fue conseguido gratamente.

Ludovico Einaudi y Greenpeace

Un asunto que nos afecta a todos por igual, aunque, cuando se trata de intereses económicos y políticos, parece que no atendemos a razones. Como en la mayoría de los casos, todo el mal gira alrededor de la avaricia, el poder de los más fuertes y la manipulación. El lema de Greenpeace y de muchas otras campañas se basa en que cuidar el planeta es cuidarnos a nosotros mismos; esta es una oportunidad más para cambiar el rumbo e intentar disminuir las graves consecuencias del calentamiento global.

‘Hands – A song for Orlando’

Un día cualquiera decides a salir con tus amigos o familia a un pub de la ciudad y no puedes intuir que se avecina una de las peores masacres en EEUU desde el 11-S. Así ocurrió en Orlando el pasado mes de junio, cuando un solo individuo entró armado en una conocida discoteca y acabó con la vida de 50 personas (además de otros muchos heridos). Cincuenta historias cargadas de inocencia que no seguirán escribiéndose. Un acto cuanto menos injustificable y que da mucho que pensar acerca de hacia dónde avanzamos, o más bien, retrocedemos: “If a million hands can build a wall, a million hands can break it down”  Y muchos nos preguntamos ¿por qué tanto odio?

‘Wake me up’

La migración es uno de los temas más vinculados a la música. Una lucha constante generación tras generación con el fin de lograr unos derechos justos; el ahínco por cuidar y mantener a la familia a pesar de la distancia y no desistir. Dar pasos a delante por una causa colectiva que se ha manifestado desde el pasado (muy lejano) y que aún continúa en pie. Esto es lo que muestra el vídeo y la letra de ‘Wake me up’, de Aloe Blacc.

‘Jueves’

El 11 de marzo de 2004 explotaron en hora punta diez bombas desde diferentes zonas de Madrid, entre ellas, dos situadas en un tren que circulaba por la estación de Atocha. Uno de los días más fatídicos de nuestra historia reciente. Cuatro años después, se creó el sencillo Jueves, perteneciente al grupo La Oreja de Van Gogh. Leire Martínez presta su voz a la canción, destinada a recaudar beneficios para la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo.

“Pertenezco a una generación que quiso cambiar el mundo, fui aplastado, derrotado, pulverizado, pero sigo soñando que vale la pena luchar para que la gente pueda vivir un poco mejor y con un mayor sentido de la igualdad”. (Pepe Mújica)

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments