Ciencia ficción para un mundo feminista (real)

Foto de Thomas Shahan de una ilustración de Virgil Finlay

¡Dios mío! ¡Un mundo en el que la contaminación y los agentes externos hacen que los seres humanos seamos cada vez menos fértiles y llevemos a la raza humana a la extinción (¿realmente eso sería tan traumático?) mientras una de las primeras potencias mundiales se ve gobernada por una panda de locos conservadores que oprimen y niegan en papel de las mujeres en la sociedad! ¡Qué locura! ¿A quién se le habrá ocurrido eso?

El cuento de la criada, novela de Margaret Atwood que ya dibujó en 1985 una sociedad distópica y que ha servido de base para una de las series de HBO con más fuerza esta temporada, dibuja una sociedad no tan lejana hoy en día en la que las mujeres juegan un papel principal, narrativamente hablando por el foco centrado en sus historias, porque el contexto heteropatriarcal las ha despojado de toda libertas. Muchos dirán que no es un buen ejemplo de novela de ciencia ficción con un claro discurso feminista (mujeres duras contra otras mujeres, hombres poderosos y hasta cierto punto endiosados por las contrapartes femeninas, etc.) aunque quizás el mensaje sea que, no podemos olvidar que la obra es de mediados de los 80, debemos dar más importancia al feminismo y a la lucha de igualdad de las mujeres para no vernos en un futuro en esa situación. Sea como fuere, para poder satisfacer todos los gustos de los/las consumidores/as, picoteamos aquí una pequeña selección librera para seguir profundizando en los contenidos feministas vistos a través de la ciencia ficción.

via GIPHY

 

Houston, Houston, ¿me recibe? (James Tiptree, 1976)

La primera en la frente: Tiptree es el pseudónimo de la escritora Alice B. Sheldon. Será que usando nombre de hombre era más sencillo convertirse en una de las grandes firmas del género. Sheldon dibuja en este título el viaje de una expedición de astronautas (hombres) a un futuro en el que una rara enfermedad ha acabado con todos los varones y las mujeres han sobrevivido. Como buen planteamiento de señor de bien, los astronautas se consideran la clave de la salvación del planeta, pero las féminas se reproducen por clonación y está claro que no les falta de nada. ¿De verdad son tan necesarios allí?

La mano izquierda de la oscuridad (Ursula K. Le Guin, 1969)

Si en El cuento de la criada, Atwood pone sobre la mesa, entre otros muchos temas, el debate de la maternidad subrogada, en esta novela de Le Guin, que transcurre en su tradicional mundo galáctico Ekumen, se habla de la ingeniería genética y la manipulación para tratar de hacer más eficaz la reproducción. Los habitantes de esta sociedad son sexualmente neutros durante tres semanas al mes y en la semana que falta son machos o hembras, pero no se sabe nunca qué te tocará. Sin los roles de dominación sexual presentes, Le Guin busca profundizar en lo que realmente es fundamental y lo que permanece en la naturaleza humana cuando el sexo biológico deja de ser un factor a tener en cuenta.

Venus más X (Theodore Sturgeon, 1960)

Según David Pringle, es una de las 100 mejores novelas de ciencia ficción de la historia. En ella, Sturgeon plantea un mal viaje del protagonista, Charlie Johns, a un mundo en el que los ledom, seres post-humanos hermafroditas, pueblan la Tierra. Parece una sociedad perfecta, basada en el amor, sin violencia y con una tecnología tan avanzada que ha acabado con el hambre y la contaminación. El género y el sexo han dejado de existir… Pero en realidad los ledom son el experimento que atesora las últimas esperanzas del ser humano para evitar la extinción que se ha ido buscando poco a poco con sus acciones.

El hombre hembra (Joanna Russ, 1975)

Cuatro mujeres en cuatro universos paralelos pero todas habitando un planeta Tierra que muta a cada momento. Una es coetánea al momento en el que se escribió la obra y vive en 1969, con lo que supone su contexto. Otra, primera distopía no tan lejana, es bibliotecaria en un mundo especialmente masculino y opresor en la época de la Gran Depresión. Una tercera vive en un mundo en el que todos los hombres han desaparecido; y la última va asesinando gente, acompañada de un esclavo hombre, en un mundo destruido por la guerra. Otra que pasaría de sobra el test de Bechdel.

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments