Cervezas para beber despacio

Beer_Drinkers_Russell_Lee

Acostumbrados a beber cerveza, los habituales en eso de ‘tomar cañas’ pueden ingerir un par de tragos sin que les afecte lo más mínimo. Sin embargo, seguro que es difícil que mantengan la misma serenidad con las que citamos en este artículo: cervezas de alta graduación, sólo aptas para los que buscan sabores fuertes y que recomendamos beber despacio. Algunas de ellas son más conocidas, otras menos, pero todas se pueden encontrar en tiendas y bares especializados. Esta es nuestra selección personal (se admiten sugerencias).

Delirium Tremens (8’5 grados)

Se llama así pero muchos la conocen como ‘la del elefante rosa’, el mamífero que es la imagen de marca. ¿Por qué? Porque según sus creadores es el primer animal que verás al tomarla (después vienen cocodrilos, dragones y hasta los pájaros de Hitchcock). Además, el nombre de esta rubia es una locución latina que hace referencia al ‘delirio tembloroso’ que sufren los alcohólicos crónicos con el síndrome de abstinencia. En cuanto a su sabor y aroma, cumple con las expectativas que vende: un inocente toque de alcohol acompañado de seductoras notas de malta.

Delirium Tremens

El fruto prohibido (8’5 grados)

Otra de nombre sugerente, esta de trigo, color rojizo, doble fermentación y con un sabor equilibrado que funde en el punto exacto lo dulce con lo amargo. Es de los últimos productos de la conocida marca Hoegaarden que en esta ocasión juega con la metáfora bíblica de la fruta prohibida para incitarnos a probar su brebaje. Recomendable para los primerizos en esto de tomar de cervezas de alta graduación, puesto que el regusto a alcohol es muy tenue.

Hoegaarden_-_Verboden_Vrucht_and_glass

Gulden Draak (10’5 grados)

Oscuro y con espuma de color caramelo, el fuego de este ‘dragón dorado’ se hace notar rápido en la boca (por su alta graduación), pero no abrasa, sino que calienta el paladar con un agradable amargor y suaves pinceladas de chocolate. Quizás por eso desde su web nos animan a tomarla con aperitivos, postres y, especialmente, chocolate negro.

Gulden Draak

Bush (12 grados)

Hecha con paciencia, está elaborada con el agua extraída del sótano de su fábrica (la Brasseire Dubuisson) y con una levadura exclusiva conservada durante 65 años. De un característico color ámbar, la Bush activa nuestro sentido del gusto con un sabor contundente que, pese a sus 12 grados, siempre reconforta y engancha.

bush beer

Belzebuth  (13 grados)

Una cerveza para valientes. Al acercarse a ella ya se huele su carácter fuerte porque, como afirman sus creadores, es una birra para ‘amantes de la adrenalina’. De tonos cobrizos y con una sutil mezcla de maltas y lúpulos, hay que beberla con calma para que caliente la garganta suavemente y así apreciar sus toques dulzones.

belzebuth beer

Gordon Finest Titanium (14 grados)

Otra para tipos duros. Su envase en lata con trazos grises, similares a los del titanio, ya advierte de la potencia de su sabor, firme y candente, pero también de aroma redondo y placentero. Como las del resto de su clan, mezcla la tradición escocesa y el ‘savoir-faire’ belga. Para beber muy muy despacio.

Gordon Finest Titanium

Fotos: Russell Lee/ Don LaVange/Wikimedia/Bernt Rostad/Smabs Sputzer/Miquel C./Anthony Martin.

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments