Cerrado por turismo insostenible

Maya Bay repleta de turistas.
Maya Bay repleta de turistas.

Arena blanca, mar azul intenso, palmeras, cocos y alguna hamaca suelen componer el lugar común de la idea de paraíso. Y el turismo puede encontrar una definición en la motivación por hallar, temporalmente, ese paraíso; tanto que esos paraísos, como el que compone Maya Bay (la pequeña bahía tailandesa en la que se rodó La Playa), se llenan de turistas hasta el punto de que la propia naturaleza deja de soportarlo y la mejor solución viable es su cierre temporal a los visitantes.

Los gobiernos y entidades van siendo conscientes del daño con el que el turismo masivo golpea los espacios naturales llegando en muchos casos a tener que cerrarlos o a reducir notablemente la cantidad diaria de visitantes. Es una difícil dicotomía porque disminuir el acceso a atracciones turísticas y espacios naturales implica una reducción de los ingresos que la comunidad recibe del turismo. Un fuerte impacto teniendo en cuenta que este sector supone el 10% del PIB mundial.

El pasado 2017 fue declarado por la ONU como el año del turismo sostenible intentando así fomentar la concienciación del turista para que viva los destinos que visita como un local más, promoviendo el cuidado y respeto de los lugares más concurridos. Pero aun así continúan teniendo que cerrarse espacios.

La playa tailandesa de Maya Bay comenzó a ver crecer el número de foráneos que arribaban a su costa tras acoger el rodaje de la película protagonizada por Leonardo DiCaprio La Playa. Ahora cierra el acceso a través de barcos, que es el medio de transporte mayoritario a través del que llegan los visitantes, por el daño que han ocasionado a los arrecifes de coral. Por el momento por cuatro meses, aunque se prevé que posteriormente controlará el acceso. Y no es la primera isla del mar de Andaman que ha de cerrar al turismo, ya lo hizo Koh Tachai.

Playa del Amor, Islas Marietas, México.

Playa del Amor, Islas Marietas, México.

Tras esta noticia llegó también la del cierre temporal de la isla Boracay en Filipinas. Estas se suman a otras como la Playa del Amor de Islas Marietas, en México. Que era conocida como la playa escondida pero no hacía honor a su nombre. La imagen única que ofrecía de playa circular a la que solo se podía acceder nadando atraía a miles de turistas. Hasta que también se cerró su acceso al parque natural por la degradación ecológica que estaba viviendo.

Y así muchas otras playas del mundo han sido también cerradas para preservar su ecosistema, y no solo playas; la Antártida también ha limitado el número de accesos en a su territorio.

En una sociedad en la que la personalización es una de las máximas individuales, la idea de paraíso parece continuar siendo común. Quizás porqué, como decía Mark Twain, “el paraíso lo prefiero por el clima; el infierno por la compañía”.

Fotos: Wikipedia (CC) / Wikipedia (CC)

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments