Canciones para gritar cuando te han dejado

Foto: Lorena Gutiérrez.

Hace un tiempo os traíamos a Nokton Magazine una playlist de canciones para no ligar (o para que te dejen). Pero ahora nos situamos en el otro lado: el del que se queda compuesto y sin planes y lucha de manera absurda para darle un sentido a su vida.

Si eres uno de los múltiples “dejados” que hay día a día recorriendo las calles grises de un mundo desmotivado, te traemos la solución. No, no tenemos la fórmula secreta para superar una ruptura, ni somos un consultorio de relaciones amorosas, pero si enciendes los altavoces seguro que conseguimos enchufarte una píldora de buen rollo, disponible en Spotify. Si ya has pasado la etapa de culpa y súplicas al silencio (“Porque te vas”, que cantaba Jeanette con una languidez que encoge cualquier corazón) y la de cortarse las venas, ha llegado el momento de pasar por fin a la fase final. Deja de lamentarte y dale al stop en tu viejo cassette con canciones de amor que sólo consiguen recordarte lo solo que te has quedado.

Vístete de fiesta, llama a tus colegas, métete a la ducha y sobre todo, no dejes de cantar. Qué digo cantar, gritar. Desgañítate con los estribillos de las canciones que te traemos: el desamor en estado puro convertido en odio extremo como ansiolítico al vacío con el que te has encontrado. Palabras grandilocuentes de desapego hacia tu ex que te llenen la boca con la misma bilis que te dejó al marcharse. Es hora de vomitarlo y escupir el veneno. Todo ello, con un ritmo que te haga brincar, tocar una guitarra imaginaria y sacudir tus brazos de manera amenazante como advertencia a lo que puedan encontrarse si quieren volver. ¿Lo tienes? Pues vamos allá.

Advertencia: la lista musical que te traemos a continuación no es ninguna panacea contra el desamor, pero te ayudará a exorcizar (por lo menos durante un rato), los fantasmas de tu última relación, y de paso, sacarte una sonrisa.

El perdón irónico (o como el odio puede sonar bien)

Los Planetas – “Pesadilla en el parque de atracciones”

No pasa nada, el amor tiene un principio y un final, pero… Lo primero, irte con la cabeza bien alta, cosa que suponemos, ya hiciste. Tras tu tiempo de reflexión y de aprendizaje de todo esto, como bien dicen Los Planetas, “ya me esperaba que esto pasara y que no pasa nada“, seguro que has “sacado algo bueno de todo este enredo“. No se puede definir mejor el sentimiento de rabia que te invade por dentro y para expresarlo ya está Jota:

Y quiero que sepas
que espero que acabes colgando de un pino
cuando veas lo imbécil que has sido
cuando veas que lo has hecho fatal
Y que quiero que sepas
que ha sido un infierno estando contigo(…)
” .
 

Te quiero, pero lejos.

 

Odio sin complejos

Bunbury & Nacho Vegas – “Bravo”

En 2006, el ex vocalista de Héroes del Silencio, Enrique Bunbury, nos sorprendía con esta oda a los malos sentimientos que compartía con Nacho Vegas, incluida en el álbum El tiempo de las cerezas. Bravo es un aplauso que le brindan al encargado de romper por causar tanto sufrimiento. Una bajada a los infiernos en la que les damos la mano y nos dejamos llevar. Porque es mejor odiar en compañía.

“Permíteme aplaudir por tu forma de herir mis sentimientos.
Bravo, te vuelvo a repetir, por tus falsos e infames juramentos. (…)
Te odio tanto, que yo mismo me espanto de mi forma de odiar.
Deseo que después de que mueras no haya para ti un lugar”.
 

 

Los mejores deseos para ti

La cabra mecánica – “Que te follen”

Y es que no hay nada más bonito que desearle a alguien una buena relación sexual, aunque no sea contigo. Lichis y La cabra mecánica nos alejan del odio y nos hacen desearlo hacia la saciedad. Y oye, con un poco de rencor, pero nos pone contentos. Con “Que te follen” consiguen pasar de los susurros poéticos a una repetición que no se hace cansina y va subiendo de nivel e intensidad a medida que el buen humor vuelve a tu ser. Y culmina con un poderoso susurro de buenos deseos. Envenenados, eso sí, como los besos que te dio.

“Por si te acuerdas de mí,
te he apuntado en una barra de hielo
mi dirección y mis mejores deseos:
Que te follen”.
 

 

 

El amor propio, primero

Amparanoia – “Que te den”

Saca tu botella de tequila y ponte a brincar con esta canción de Amparanoia, que también viene cargada de buenos deseos, pero a diferencia de la anterior, para un@ mism@.

“Me deseo buena suerte,
no volver a verte,
y que me vaya bien.”
 

La conclusión de Que te den, que te den por ahí es muy similar a la de La cabra mecánica, pero con otras palabras. Eso sí, le suma un componente de rencor al que le añade una intentona de celos:

“No me supiste dar ni un poquito lo que te di a ti (…)
verás siete u ocho ahí esperándome…”.
 

 

La venganza se sirve fría

Camela  – “No te acerques a mí”

En una playlist de subidón pre-fiesta no podía faltar nuestro grupo de electro-flamencos más popular (que bien podría haber estado en Temazos de gasolinera para viajes salvajes). Si Camela es experta en hablar de amor y desamor, también sabe sacar el despecho cuando es necesario. En 1994, Dioni y Angeles, que aún contaban con Miguel Ángel, se decían eso de:

“Tú te has burlado de mí
y pasas por mi lado para hacerme sufrir
el daño que estás haciendo un día lo pagarás
porque el amor que tú tienes un día te dejará
y entonces yo te diré que no te acerques a mí
me quedaré sonriendo para verte sufrir”
 

En la misma línea podríamos cantar aquel famoso “Vete, me has hecho daño”, todo un éxito de 1978 a cargo de Los Amaya.

 

 

El tercero en discordia (u odiar es gratis si la canción es buena)

Conchita – “Tonta”

Lo más típico es que encima de dejarte, lo hagan por otro. El efecto sustitución acaba molestando más que la simple soledad. Nos hace sentir un dolor agudo en el interior, un pinchazo descarnado que nadie mejor que Conchita puede explicar. Porque lo único que quieres es que sea

“Tonta, tan tonta que no te sepa aguantar
(…) y algo fea, que eso nunca viene mal”.
 

(Ojala sea subnormal la tía, ojala por favor, dice la cantautora en su introducción). Y es que, sentir que somos mejores que lo actual, por lo menos nos hace estar mejor. Y eso es lo que importa, ¿no?

 

 

El insulto gratuito

Rocío Jurado – “Ese hombre”

El odio irracional después de una relación es algo normal (e incluso sano y necesario), no nos vayamos ahora a sentir culpables. Y si no, fijaros en este clásico de Rocío Jurado. Otra que se sintió engañada por alguien que pensaba que era como no era. Poderío, grandeza y saber estar mientras cantaba la letra que escribió Lupita D’Alessio en 1982 para la posteridad.

“Es un gran necio,
un estúpido engreído,
egoísta y caprichoso,
un payaso vanidoso…”.
 

Agarra la alcachofa de la ducha, y como si fuera Lluvia de estrellas, conviértete en “la Jurado”, por unos minutos. Importante, escupir cada frase con un poquito de cara de asco. Te ayudará a olvidar mucho más rápido.

 

 

La risa siempre es la solución

Gloria Trevi – “Me río de ti”

La risa es tan importante como respirar. Gloria Trevi nos habla de la superación con un no te vayas a pensar que me he quedado aquí llorando.

“Cuando te fuiste perdiste lo único bueno de ti(…)
y ahora tu vida ha quedado vacía sin mí”.

Total, que al final el que ha salido perdiendo ha sido el otro, el gran y eterno (y sempiterno) “él se lo pierde” se hace carne en labios de la Trevi. Como en una competición por la felicidad los ex amantes tratan de demostrar quién alcanza antes la cima. Hazte un favor, sal de la carrera y vete a bailar por el simple placer de hacerlo.

 

 

Ya no importa

Nancys Rubias – “Me encanta”

Mario Vaquerizo se da el lujo de versionar la famosa “I love it” de Icona Pop para cantarnos de forma desenfadada cómo llevarían él y su grupo una ruptura. Al principio te sientes raro, pero en cuanto tiras sus cosas a la basura te das cuenta de que ya te da igual. Enhorabuena, ya estás preparado para irte de fiesta y olvidar. Y es que, si te paras a pensarlo, no teníais nada en común. Además, Amenábar es el encargado de dirigir el videoclip de las Nancy Rubias, con el que rinde homenaje a La Naranja Mecánica de Stanley Kubrick.

“Me sentí raro justo el día en que dijiste adiós (…)
Tiré tus cosas sin pensar, en la basura están
Me da igual, me encanta”.
 

 

 

Repite conmigo: voy a estar bien

El dúo dinámico – “Resistiré”

Y como a estas alturas ya tienes que haberlo superado, nada mejor que terminar con un pegadizo “Resistiré” con el que el Dúo Dinámico nos ha hecho mirar hacia adelante desde la década de los 60. Nada ni nadie puede hacerte daño. La soledad, el silencio, la noche y los recuerdos son los que deben darte más fuerza.

“Cuando sienta miedo del silencio
Cuando cueste mantenerse en pie
Cuando se rebelen los recuerdos
Y me pongan contra la pared
Resistiré, erguido frente a todo”.
 

 

 

Bonus track

Ismael Serrano – “Instrucciones para salvar el odio eternamente”

Aunque no es el mejor ejemplo para venirse arriba con un ritmo loco que te haga vibrar, lo cierto es que la letra de “Instrucciones para salvar el odio eternamente” de Ismael Serrano recalca lo que te llevamos diciendo a lo largo de toda la playlist: el odio te hará libre y es necesario. “Si ella se va, cultivemos el odio y declaremos la guerra“, dice el madrileño en su intro. Aunque como todas las canciones de amor, ésta está también llena de mentira, así que déjala ir, pero no muy lejos.

“Nunca seas generoso en olvido, si ella se va.
Si te deja no digas adiós
o ‘Qué vamos a hacerle’, no pidas perdón (…)
Que ella se lleve, aunque dure poco, tu odio para siempre”.

 

Foto: Lorena Gutiérrez

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments