Canciones para entrar en una espiral de autodestrucción

 

chocLos humanos somos seres extraños a los que a veces nos gusta regocijarnos en nuestras heridas, echarles sal y lamérnoslas. Escuchar canciones tristes y melancólicas no ayuda mucho si realmentes estás jodido pero somos así, qué le vamos a hacer. Parece, además que el verano es para disfrutar de la playa y poder relajarte y pasarlo bien pero, a veces, también necesitamos una dosis de tristeza. Aquí una selección (puedes escucharla también en spotify) para adentrarse en un círculo vicioso: la autodestrucción. La mejor forma de salir de él no la tenemos, simplemente llega sola, de repente ya no te apetece pasearte junto a tu melancolía ni acariciarla, pero mientras:

10. Low rising – The Swell Season

Esta canción te llena los recovecos de todo el cuerpo de algo que no se puede describir muy bien, un sentimiento que nos agita mientras la escuchamos y una visceral oleada de melancolía (altamente adictiva).

9. Gravity – John Mayer

Una vez que John Mayer entra en tu cabeza es imposible sacarlo, a medio camino entre el blues y el pop, el álbum de Continium es una suerte de paraíso para las noches sin dormir.  Just keep me where the light is. 

8. I can feel a hot one – Manchester Orchestra

Cierra los ojos y adéntrate en el univero de los Manchester Orchestra, el disco entero en una delicia para escucharlo en una tarde de lluvia o en el césped de la piscina. Whatever.

7. Lear – Egon Soda

Lo mejor de esta canción y de Egon Soda, en general, es la voz de Ricky Faulkner y las composiciones de sus letras. Excesivamente literarias o pequeñas joyas en cualquier caso esta canción es de lo mejor: Me estoy poniendo estupendo, tu piel es como abdicar / herida me gustas más.

6. A mis brazos – Tulsa

Esta versión (versionaza) del Into my arms de Nick Cave es como para no perdérsela. La voz rasgada de Tulsa hace que te quieras quedar a vivir (un poco, al menos) en esa canción.

5. Morir o matar – Nacho Vegas

¿Hay algún músico español más melancólico que Nacho Vegas? Díficil no entrar en modo autodestrucción escuchándolo.

4. Hope there’s someone – Anthony & The Johnsons

Tranquila, melancólica, y muy de domingo. La voz de Anthony es inspiradora y triste pero preciosa y llena de matices.

3. The blower’s daughter – Damien Rice

Después de escuchar en Closer es muy difícil deshacerse de ella, te perseguirá por todos lados, y es que las composiciones de Damoen Rice nunca pasn desapercibidas y menos si son con el telón de fondo de la historia de amor de Natalie Portman y Jude Law en la película.

2. Skinny Love – Bon Iver

Y llegamos a Bon Iver. Buen Invierno. Los acordes con los que empieza, la voz de Justin Vernon, y la letra forman un tándem magnífico al que no falta nada para ser la mejor canción del músico.

1. Ayer – Niños mutantes

Niños mutantes es ese grupo que hace que te quieras cortar (un poco) las venas al escuchar sus canciones tristes y lo peor (o mejor) es que son de las que quieres tener en bucle porque con una vez no te basta. Y así es muy difícil salir de la espiral.

Bola extra: Tonino Carotone – Me Cago En El Amor

La tenemos que poner porque sí, porque la letra es perfecta y porque no hay mejor forma de cerrar la lista que con esta oda al desamor.

 

Canciones para entrar en una espiral de autodestrucción en Spotify:

 

Fotos: Tess Mayer (cc)

 

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments