Canciones que las chicas cantamos muy alto cuando nadie nos ve

canciones-chicas-silkegb-portada

Como una ola tu amor llegó a mi vida y hoy quiero confesar que estoy enamorada porque juntos un día entre dos parece mucho más que un día. Vale sí, no es una temazo de Lily Allen ni un estribillo de Depedro, pero es que los arrebatos musicales uterinos no siempre se ajustan a la vanguardia y aunque jamás lo admitiríamos antes de una ronda de gin-tonic, la verdad es que hay canciones que se alojan en el subconsciente femenino y se manifiestan sin previo aviso en los momentos de mayor intimidad. Tras salir de la ducha cuando suenan en la radio o mientras conducimos durante un domingo soleado, comienzan con un leve tarareo para acabar saliendo desgañitadas de nuestras gargantas hasta que perdemos el control de la expresión facial y nos poseen hasta el último chakra. En Nokton Magazine hemos decidido que va siendo hora de sacar estos temas del armario y dedicarles una playlist que está, claro, disponible en nuestro Spotify.

Whitney Houston – I Have Nothing

Whitney nunca fue el paradigma de la mujer independiente (ni lo intentó) pero cantar sus canciones frente a un espejo y con un cepillo del pelo en la mano (con cara de mala hostia, como si estuvieras muy enfadada) nos da una sensación de superioridad moral tan reconfortante como innecesaria. I Have Nothing forma parte de la banda sonora de la película The Bodyguard y está considerada en la historia de la música – ojo, que lo dice la wikipedia – como “una de las canciones más elegantes y pasionales”.

Cecilia – Nada de nada

“Nada de ti, nada de mí, una brisa sin aire soy yo, nada de nadie”, cantaba una primorosa Cecilia – bueno, Evangelina Sobredo – en 1972, cuatro años antes de fallecer en un accidente de coche en la N-525. Es una canción perfecta para ser interpretada con el pijama puesto mientras preparas café un sábado por la mañana. Luego Amaral hizo su propia versión del tema, pero ya no era lo mismo.

Conchita Piquer- Ojos verdes

Una conocida de una conocida confesó una vez cantar esta canción mientras limpiaba su casa. A cada una se le ponen los ojos verdes cuando le da la gana y no parece probable que la Piquer fuera a objetar nada al respecto. La valenciana interpretó esta copla compuesta por León, Quiroga y Valverde junto a otras muchas de un repertorio que nos corre por las venas.

Gloria Trevi – Pelo suelto

No es que Gloria Trevi amenazara a todas las madres de las adolescentes de los 90 con arrastrar la melena allá donde le diera la gana, es que la mexicana se convirtió por esa época en una llamada a la provocación constante. Íbamos a incluir el videoclip oficial de la canción pero finalmente decidimos que este vídeo de aquí arriba ilustraría mucho mejor lo que intentamos transmitir. En la actualidad una generación entera de treintañeras sigue haciendo movimientos espeluznantes con el pelo cuando la escucha.

Shakira – Antología

Antes del waka waka y las lobas Shakira cantaba baladas y era bastante maja. La colombiana fue responsable del incremento en el tratamiento de nódulos de garganta entre los años 1995 y 2004 y todavía hoy muchas insensatas destrozan sus cuerdas vocales intentando imitar los gorgoritos de temas como Antología, una canción bonita, de esas que hablan del primer amor y que te vienen a la mente en los momentos más tontos.

Bonnie Tyler – Total Eclipse of the Heart

La reina de los videoclips épicos, qué mujer y qué mechas. Entre sus greatest hits este sin duda es el que mejor se deja cantar muy a lo loco, con todo el dramaTotal Eclipse of the Heart pertenece al quinto álbum de estudio la galesa, Faster Than the Speed of Night (1983), y es, de eso hay pocas dudas, una de las canciones clave de los maravillosos 80.

Cher – Believe

“Do you believe in life after love? I can feel something inside me say I really don’t think you’re strong enough”. Vamos: que no te quedas sola cantando este estribillo… Desde principios de los 60, cuando aún salía a los escenarios a dúo con Sonny, y todavía hoy las canciones de Cher hacen que cualquier sarao se venga arriba con sonidos discotequeros. Con Believe (1998), el sencillo precursor de lo que luego se ha conocido como ‘Efecto Cher’, terminó de consagrarse como la diva indiscutible de cualquier pista de baile.

Con las manos en la masa – versión ‘abuelil’

Cantar mientras cocinamos es también un clásico. Lo hemos visto en casa toda la vida y la cabecera del programa de TVE Con las manos en la masa ha sido en muchos hogares la banda sonora del mediodía. En Nokton Magazine, aunque veneramos las buenas costumbres, somos más de la versión de Rakel Winchester, que nos parece como más animada.

Lesley Gore – It’s My Party

Lesley Gore alcanzaba el primer puesto de la lista Billboard en 1963 con este tema. Interpretó otras canciones, aunque es It’s My Party la que seguimos cantando como si no hubiera un mañana. Porque tú también llorarías si algún capullo te jodiera la fiesta de cumpleaños.

Camela – Háblale de mí

Quien no haya necesitado engancharse a una canción de Camela en algún momento de su vida puede considerare un ser dotado de una fuerza sobrehumana. La formación de San Cristóbal de los Ángeles (Madrid) es, aunque nos hayamos empeñado en restarle méritos, una de las más prolíficas y con más copìas vendidas de su discografía en la música española. Háblale de mí es solo uno de sus tantos himnos al desamor en parques y aceras.

Foto (cc): Silke Gerstenkorn

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments

1 Comment

Comments are closed.