Buscando la suerte en Nochevieja

Ya está, casi lo hemos logrado. Pasamos la frontera entre año y año. Que el 2013 sea un año para recordar o no depende de cada uno. Como dirían nuestros abuelos “que el año que viene no estemos peor que éste”. Es un deseo suficiente para muchos, ¿verdad? Que si la recuperación, que si los “triunfos” laborales, que si la luz al final del túnel. Sólo esperamos que esa luz no sea la de un obús que viene en dirección contraria y nos arrolle (aún más). Creamos o no en la suerte, guárdennos los hados, vamos a juntar todas las tradiciones del mundo para atraer la buena. Ya nos sabemos lo de las 12 uvas y sus múltiples variedades. O gajos de mandarina según la región en la que te encuentres o lo que te apetezca. También lo de la ropa interior de color rojo y el poner algo de oro en la copa con la que brindas. Hagamos un poco de turismo a través de estas técnicas, que tal y como están las cosas, toda ayuda es poca.

Captura de pantalla 2013-12-29 a las 21.29.49

Asia

Teniendo en cuenta que en China se cuenta el año de una manera distinta, su año nuevo tradicional no coincide con el del resto del mundo, pero sí tienen claves de la buena fortuna como el color rojo (punto para nosotros porque ya lo usamos) y el número ocho (¿ocho uvas en vez de doce? Mejor pasarse que quedarse corto). En Japón hacen sonar 108 campanadas que simbolizan los pecados de la humanidad y así los dejan en el olvido. Sus celebraciones duran dos semanas y la comida más importante la hacen el día 15 de enero (genial, una comilona más). En Tailandia es tradición hacer una ofrenda y colocar en un caudal de agua un krathong, una barquita hecha con hojas de banano y una vela encendida por los buenos deseos (¿y dónde encontramos un banano?).

Captura de pantalla 2013-12-29 a las 21.11.36Europa

La base de todas las celebraciones europeas es la misma que la nuestra: amigos, música y toda la fiesta que el cuerpo soporte. De todos modos, siempre hay pequeñas variaciones. En Italia no se concibe la cena de Capodanno sin lentejas en el plato, como símbolo de fortuna (una opción que podemos adaptar incluyendo lentejas a la decoración del centro de mesa) y en la mitad sur de la bota, sobre todo en Nápoles, es tradición lanzar los muebles antiguos por la venta por la ventana (cuidado con la vecina de abajo). Los daneses, tan civilizados que parecen ellos, prefieren romper los platos de la cena en las puertas de las personas queridas (pregunta en casa cuáles son los platos más viejos y si te los dejan, no vayamos a tener una desgracia). En las frías tierras de Escocia celebran el Hogmanay, tan antigua que se pierde en el tiempo. Cantan y bailan en kilt y hacen rodar carros con fuego por las calles de la ciudad. Otra costumbre anglosajona es el llamado first footing que se relaciona con la primera persona que entra en tu casa es la que marcará la suerte de tu familia (dicen que mejor alto y moreno, ya sabes).

Captura de pantalla 2013-12-29 a las 21.32.08América

El concepto América es muy grande, lo sabemos, pero vamos a hacer una selección. En EE.UU. se suelen poner sentimentales y para asegurarse no tener 365 días, 366 si es bisiesto, de soledad sentimental y espiritual, buscan darse un buen beso justo en el segundo que empieza el nuevo año (tendrás la boca llena de uvas, quizás puedas esperar un segundo más). Los deseos viajeros que se marcan colombianos y venezolanos son más que apetecibles y el rito exige que deben dar una vuelta a la manzana con una maleta para atraer las oportunidades de conocer mundo (tendrás que organizarte para que te dé tiempo a todo). En climas más cálidos en estas fechas y con mar cerca la celebración se hace en la playa. En Brasil saltan siete olas nada más empezar el año y en la playa de Copacabana, las filhas do santo, sacerdotisas santeras, lanzan al mar unos barquitos con velas y flores para atraer los mejores deseos (¿y si los pones en la bañera?).

África

¿Para qué concentrar todo en un día y una noche si podemos disfrutar más tiempo? Cuando nos repongamos de los excesos de la noche de Nochevieja podemos disfrutar de los colores de un carnaval. El día 2 de enero,  las calles de Ciudad del Cabo se visten de arcoíris para los desfiles de su Tweede Nuwe-Jaar. No hay margen de error, el nombre que dan a este carnaval tiene que ver con el momento en el que se celebra “Segundo Año Nuevo”, porque así ellos lo celebran dos veces (y tú también, ¿no?).

Foto: John Shedrick (cc) / maxim303 (cc) / Over Kind Man (cc)

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments