‘Broad City’: Abbi & Iliana, las otras voces de nuestra generación

Nueva York, siempre es Nueva York. La vasta ciudad. La inhabitable. Ciudades dentro de la misma ciudad, hasta países. No lo olvides, Marge, es Chinatown. Broad City es la ciudad de los supervivientes. Una serie que es un combo entre Girls de Lena Dunham y 2 Broke girls, pero mucho más loca, gangsta, con menos pasta, más amistad, y diálogos tan divertidos que harán saltar tu portátil por los aires -esto depende de tu posición en el visionado de series, yo horizontal, siempre horizontal- .

Ilana Glazer y Abbi Jacobson son las creadoras y protagonistas de esta nueva producción de Comedy Central, amadrinadas por la gran Amy Pohler, que tras el éxito de su webserie dieron el salto a la televisión con una temporada de sólo 10 capítulos (el 14 de enero comienza la nueva temporada). Estas jóvenes actrices especializadas en la improvisación y la stand-up comedy nos cuentan el día a día de dos trabajadoras veinteañeras y precarias, porque en algún momento estas dos palabras pasaron a ser sinónimas.

Ilana trabaja en una empresa de ofertas por internet tipo Groupon, pero la mayor parte del tiempo lo pasa inventando excusas para escaparse de su puesto de trabajo. Es un espíritu libre, amante de la marihuana, un espíritu que se esfuerza por pertenecer a la comunidad negra cuando en realidad no es más que otra chica judía televisiva riéndose de sí misma. Al otro lado de la ciudad nos encontramos con Abby, ella sueña en pasar de limpiadora de gimnasio a instructora de fitness, y aunque su verdadera vocación es el arte, el fitness se vislumbra como un sueño capaz de pagar las facturas de un pequeño apartamento que comparte con Bevers, el novio de su compañera de piso fantasma. Un tipo que se pasa el día parasitando el sofá y asaltando la nevera. Si dentro de casa convive con un insoportable, es en la puerta de enfrente donde reside el tío por el que Abby sería capaz de cruzar todo Nueva York para recoger un pedido por correo que le pidió, menos Manhattan, ningún tío guapo se merece que lleguemos hasta allí.


BROADCITY2

Manhattan simboliza todo lo que Ilana y Abby no son, esta no es la vida de una aspirante a Carrie Bradshaw, ni los blancos y negros de un primer Woody Allen que nos trajo a chicas monas-extrañas a lo Diana Keaton. Los escenarios de esta serie son muchas estaciones de metro, pisos diminutos, y el Union Square Park como punto de reunión con tu camello. Lugares extrapolables al día a día de nuestras ciudades, sus problemas sí son nuestros problemas, porque sus bolsillos en algún sentido son parecidos a los nuestros. Ilana y Abby no sólo representan perfectamente el aullido millenialDunham, te quito la corona-, sino también el espíritu BFF llevado a sus últimas consecuencias.

Broad City es una serie sobre empoderamiento, porque bajo todas las locuras que se suceden en cada capítulo hay mujeres haciendo humor de una manera que nunca había visto. Y eso pasa desde tontear con la idea de querer hacer un trío con tu amiga, hasta llevarla en brazos por los salones de un restaurante hipercaro porque ha caído inconsciente por un ataque de alergia, porque una chica a la que le cuesta llegar a fin de mes no sabe decir que no al marisco. Tienes que ver esta serie si te gusta el drama que en el fondo es risa, y además ésta no está enlatada.

BROADCITY3

Fotos: Comedy Central

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments