Bosque, pájaros y canciones de amor a quemarropa

Foto por Javier Sánchez Salcedo (cc).
Foto por Javier Sánchez Salcedo (cc).

Bon Iver ha vuelto en 2016 con más autotune que nunca, números enigmáticos y un tour que no pasa, a priori, por España. Recemos al dios del bosque, por si acaso nos oyese, y Justin Vernon viniera finalmente a la península, pero no hemos venido a hablar del músico -aunque está bastante relacionado-, esto tiene más de ficción que de realidad. Nos referimos a Canciones de amor a quemarropa, el libro de Nickolas Butler editado por Libros del Asteroide. 

Nos hemos preguntado si una novela puede tener banda sonora; rotundamente, la respuesta es un sí. Sobre todo, si es un libro tan musical como este, en el que se narra la vida en un pueblecito estadounidense, con referencias similares a Eau Claire en Wisconsin. Además de ser el pueblo natal del autor, también lo es de Justin Vernon. En él cuenta cómo un grupo de amigos de la infancia consiguen mantener la amistad a pesar de las adversidades, en cada capítulo el narrador es uno de ellos. Uno de los protagonistas es Corvus, un músico que vive en Nueva York y se ha casado con una estrella de cine. Butler sabe mezclar a la perfección glamour y vacas. Cuando le preguntaron si Corvus tenía algo que ver con Justin Vernon lo negó, pero hay similitudes que merece la pena descubrir conforme uno se adentra en la novela.

Paisajes para la novela de Butler.

Paisajes para la novela de Butler.

El pueblo, ha estado, este verano en boca de todos y tuvo bastante expectación cuando se programó allí el festival Eaux Claires, en el que Vernon dio a conocer nuevas canciones de Bon Iver y le acompañaron músicos de la talla de Matt Berninger de The National. Por ello, hemos buceado en la biblioteca musical de Nickolas Butler para intentar descifrar la música con la que puedo inspirarse para su novela.

‘Beth/Rest’ – Bon Iver

Una de las protas de la novela se llama Beth, ella y el músico (Corvus) estuvieron saliendo en la adolescencia. Su historia está presente durante todo el libro, ya que, además, ella está casada con su mejor amigo. En este videoclip de Bon Iver podemos ver, entre destellos futuristas, a dos enamorados en una cabaña. Retiros espirituales, contacto con la naturaleza y huir de las decepciones amorosas son hilos conductores de la historia de Butler.

‘I like the way this is going’ – Eels

Esta canción de Mark Oliver Everett narra cómo se siente alguien en una relación cuanto todo fluye. No podíamos obviarla, puesto que es una playlist de amor, y además, en la novela, Butler nos cuenta dos relaciones desde dentro, niños incluidos. Haciendo de narradores las dos partes de la pareja, conocemos más la historia de los personajes y cómo han llegado al punto en el que están.

‘This is whats make us girls’ – Lana Del Rey

En la novela el ambiente es masculino, hay más voces de hombres narradores y a ellos les pasan más cosas. Pero, la esencia femenina consigue perdurar gracias a varios personajes fuertes y en esta canción, Lana del Rey evoca la época adolescente en la que las metas eran sueños alcanzables. We don’t look for heaven and we put our love first.

‘Will you still love me tomorrow?’- Amy Winehouse

Amy Winehouse escribía canciones de amor como nadie, a veces incluso, escribía muchas para la misma persona. En este Will you still love me tomorrow? recuerda a un pasaje de la novela en la que la adolescencia, hormonas y el echar de menos se mezclan con música y alcohol para terminar en una noche inolvidable para sus protagonistas.

‘For the widows in paradise (…)’ – Sufjan Steven

Sufjan Stevens es otro de esos músicos imprescindibles en estos casos, músicos en los que piensas en la página número cinco de la novela y tienes presente mientras lees. Porque él también es muy patrio y a la vez sus canciones nos evocan a otras épocas, nos dejan mirar al horizonte desde el acantilado, nos trasladan al bosque y a la montaña y, finalmente, nos dejan una guitarra y un poco de leña para calentar el café y el corazón.

‘Las chicas son magníficas’ – Quique González

Como decía una crítica del libro, la novela de Butler recuerda a la esencia que se plasmaba en Beautiful Girls. Algo así es lo que nos hace sentir Quique con esta canción. Nos traslada fuera de España, para terminar en ese pueblito de Wisconsin, donde robas un frasco gigante de huevos con tu mejor amiga o bebes cervezas para desayunar cuando ya nada puede ir a peor.

BSO de Nokton Magazine para Canciones de amor a quemarropa. 

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments