Beck, desde 1994 poniendo banda sonora a nuestras vidas

Beck lanzó cuatro álbumes en los dos primeros años de su carrera; con la llegada de Morning phase este año ha marcado un punto de inflexión en su trabajo. Los intervalos entre sus últimos álbumes le han dado tiempo suficiente para experimentar y mudar en diferentes versiones: aquí clasificamos en modo ranking todos los discos del músico hasta la fecha y abrimos boca para su concierto en el Dcode Festival.

12. Golden Feelings (1993)

El primer álbum de Beck se editó en casette en el 93 y empieza desgañitándose cantando  “I’ve got the fucked up bluuuuuues”. El resto del álbum gira en torno al folk y a la experimentación sonora. En el 99, Sony quiso sacar esta edición en CD pero, tras la queja del músico, la discográfica decidió dejarlo como estaba y solo se sacaron unas 2.000 copias, haciendo así un álbum valioso para los más melómanos. 

11. Stereopathetic Soulmanure (1994)

Este disco cumple la promesa de su título: es un viaje por las entrañas del cerebro de Beck. El músico siguió con su estela más experimental publicando este trabajo compuesto por canciones de folk, grabaciones de directos y alguna que otra ida de olla con mucho ruido de por medio. Recuerda, en cierta manera, a lo que hacía también por aquella época Mark Oliver Everett, de Eels, otro prolífico cantante.

256159014_da670b6a31_z

10. One Foot in the Grave (1994)

Con este álbum Beck mostraba su faceta más folkie, se grabó antes que Mellow Gold pero se públicó después. En 2009 el músico reeditó este trabajo bajo la batuta de su propio sello, añadiéndole algunos temas. 

9. Sea Change (2002)

¿Puede un músico conocido por su facilidad y experimentación a la hora de fusionar géneros volverse serio y simplificado? La respuesta es sí, y es lo que hace Beck en este álbum, en el que trabajó con el ingeniero de Radiohead, Nigel GodrichLo simple y lo emocional emocionaron a crítica y público por igual con este trabajo.

8. The Information (2006)

Este álbum es conceptual y en él se habla de la imposibilidad de acceder a un concepto nítido y palpable. Abundan las palabras desconsoladas, donde se habla de armas, soldados, viudas y niños desamparados, con el tema ‘Think I’m in Love’ como segundo single, el álbum gozó de una gran acogida. 

7. Mellow Gold (1994)

“Soy un perdedor, I’m a loser baby so why don’t you kill me?” reza ‘Loser’, tema que da vida a este disco y que creó todo un hit que ha perdurado durante toda la carrera del músico. En este álbum, Beck mezcla todos los estilos posibles y juega como si no existiera división ninguna y, quizá, eso sea lo que más guste.

6. Morning Phase (2014)

Si Sea Change fue el álbum de la desolación, del tocar fondo, Morning Phase es el del día después, el del amanecer después de la batalla, el que tiene lugar a la mañana siguiente de esa tormenta, de esa pelea, de esa ruptura. El que demuestra que siempre existe un mañana porque de hecho es ese mañana.

5. Modern Guilt (2008)

La psicodelia de los 60 entra de lleno en este álbum de Beck en el que el músico pone de manifiesto su amor por las guitarras, sonando fuerte junto a una perscusión que en ningún momento pasa desapercibida. El título del disco parece que va encaminado a hablar de los males que nos acechan en estos tiempos en los que las guerras, la tecnología, la degeneración ambiental y la brecha generacional están siempre presentes.

4. Guero (2005)

Con gusto por los contrastes obra tras obra, Beck recupera para Guero la experimentación y el enfoque de Odelay. Es decir, que nos lleva, con la ayuda de los Dust Brothers, de nuevo a sus discos postmodernos más festivos, y arriesgados, a nivel sonoro y de estructuras. En este álbum podemos hacer un recorrido musical realmente interesante, que plasma la diversidad que puede ofertar este genio californiano.

3. Mutations (1998)

Beck sentó con este álbum los precedentes para hacer lo que le diera la gana con su música en el futuro, su versatilidad y facilidad para mutar de estilo con magníficos resultados quedó grabado en este trabajo .

2. Odelay (1996)

Si algo consiguió Beck con este trabajo, además de sentar un precedente y hacerse un hueco definitivo, fue el hecho de que este álbum trascendiera en la historia de la música reciente. Beck dejó de ser ese “perdedor” para convertirse en un respetado músico. Las canciones de este álbum son de las mejores del músico, entre ellas ‘Minus’, ‘The New Pollution’ o ‘Where It’s At’. Nada en este disco está por casualidad, Beck supo poner cada ingrediente para hacer una mezcla perfecta.

1. Midnite Vultures (1999)

Irreverente, desenfrenado, y embriagado por la capacidad de su autor para captar el funk y soul a su voluntad, la liberación de Beck llegó con este álbum en el que quedó plasmada su versatilidad. El músico se reinventa a sí mismo tomando lo mejor del soul, la música disco y el hip hop, para llevarlo a su terreno y sorprender una vez más con un nuevo cambio de rumbo. El resultado es un disco bailable, con partes de falsete que emparentan a Beck con Prince, letras con contenido sexual (“quiero hacerlo contigo y con tu hermana”, exclama en ‘Debra’) y un mayor gusto por la electrónica. 

Foto: Scott Beale (cc)

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments