Alquiler (LOL), o por qué no puedes vivir en el centro

"Turistas, volved a casa", reza este grafiti en el centro de Barcelona.
"Turistas, volved a casa", reza este grafiti en el centro de Barcelona.

Conseguir un alquiler digno, evitar la gentrificación y hacer que los turistas se sientan a gusto parece harto difícil en los últimos tiempos. Lo que empezó llamándose “economía colaborativa” ha terminado por tener otro nombre, los propietarios de pisos que alquilan en las grandes ciudades prefieren dejar su vivienda en manos de una inmobiliaria para que sean ellos los que se manchen las manos con plataformas como Airbnb y lo que creíamos al principio que era un intercambio de dinero entre iguales ha pasado a ser una burbuja más dentro del mercado inmobiliario, pero esto es solo una parte dentro de un todo mucho más complejo.

“Mercado inmobiliario” son dos palabras que en España conocemos de sobra, pero que en el caso del alquiler no deja lugar a equívoco, vivir en el centro de Madrid, Barcelona o Málaga en un apartamento de más de 30 metros cuadrados está por las nubes. Es un hecho y no parece que la tendencia vaya a cambiar.

¿Burbuja anunciada?

Desde el taller de periodismo de datos de Medialab Prado nos aportan luz en este tema, desde el portal alquilerenelcentro.lol podemos leer casos prácticos así como hacer una estimación de dónde puedes vivir según cuál sea tu sueldo. Sus datos arrojan lo que se puede ver solo con entrar en Idealista o Fotocasa: “Según el portal inmobiliario Idealista, el precio de la vivienda en alquiler en España subió el año pasado un 15,9%. Barcelona y Madrid son las ciudades con los precios más altos. En el primer trimestre de este año el metro cuadrado en estas dos ciudades se pagaba a 18,1 y 14,8 euros respectivamente”.

En el gráfico podemos ver cómo algunas ciudades han sufrida la subida mucho más que en otras, en Ávila, Toledo o Badajoz apenas ha variado desde 2010. Por supuesto, los salarios no han aumentado, todo lo contrario, y compartir piso se convierte en el pan de cada día de millones de personas que en otras circunstancias quizás optasen por vivir solas. Al final, la tónica general es que se habla cada vez más del proceso de gentrificación donde empresas, particulares, bancos y fondos de inversión son los que parten el pastel en pocos trozos.

Dentro de los datos de alquilerenelcentro.lol vemos cómo en otras capitales los alquileres han sido regulados, es el caso de Berlín y París, en la primera crearon una medida para que la renta de los nuevos arrendamientos no pueda subir más de un 10% con respecto a los de la zona y en Copenaghen tienen ayudas que van desde los 600 a los 2.000€.

Por una vivienda digna

En Madrid y Barcelona ya hay puesto en marcha varios planes para que el alquiler pueda salir mejor a propietarios e inquilinos con el fin de conseguir reducir los precios entre un 15% o un 20%. Medidas como las de asumir costes de seguros de impago, seguros de hogar o certificados energéticos están dentro del plan de viviendo de Alquila Madrid, también, por parte del Ayuntamiento han anunciado que invertirán 128,5 millones en la construcción de 4.000 viviendas públicas destinadas a alquiler. Tu tens la clau, es el nombre que el Ayuntamiento de Barcelona ha asignado a su programa de alquiler para animar a los propietarios a reducir los alquileres por medios de incentivos similares a los antes mencionados incluyendo, por ejemplo, recuperar hasta 20.000 euros si se han invertido en rehabilitar el inmueble.

El Gobierno también ha puesto en marcha un Plan de Vivienda que abarcaría de 2018 a 2021 donde se hace hincapié en los jóvenes y en colectivos de vulnerabilidad, así como ancianos y personas que hayan sufrido desahucios previos.

A pesar del cambio de mentalidad en cuanto a la compra de vivienda, hipotecas, etc. lo que ocurrió una vez puede volver a pasar, necesitamos una regulación de la vivienda, un acceso a un alquiler en buenas condiciones para todos los colectivos vulnerables.

Malos ejemplos a los que no copiar

En San Francisco, cuna de las empresas tecnológicas, del futuro, de las redes sociales, de la conectividad a un clic y de tantas cosas que han permitido que se dieran importantes avances, ha visto cómo sus ingenieros cobraban sueldos altos y desplazaban a mucha de la población más humilde, encontrándose así con un gran problema, los alquileres han ido subiendo, enfocados en este tipo de trabajador, olvidando que existen otras personas que no tienen la misma suerte. En El Cofindencial relataban este hecho: “Pese a ser apenas más grande que Valencia (en San Francisco viven 837.000 personas según el censo), más de 5.000 familias han sido desalojadas de la ciudad californiana durante los últimos tres años –casi cinco hogares al día- al no poder hacer frente a una subida desenfrenada de los precios del alquiler”.  Un claro ejemplo donde la gentrificación ha condenado a la marginalidad a una parte importante de la población.

Puedes consultar más datos en Alquilarenelcentro.lol

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments