Alejandra Freymann: “No conozco el final de todas mis historias”

jardin-alejandra-freymann-nokton-magazine-portada

“Sabes que antes de ser hendido el sicomoro hay cínifes dentro de él llamados mosquitos que habitan en las tinieblas sin ver la luz del sol. Y se dicen : “¡Cuán grande es la región que habitamos!” , pero están sumidos en tinieblas; en efecto, cuando se hiende el sicomoro salen fuera, ven el brillo del sol y de la luna y de las estrellas, y se dicen : “Yacíamos en tinieblas (y en sombra de muerte) antes de ser hendido el sicomoro”.

Fisiólogo Anónimo

La obra de Alejandra Freymann (Xalapa, 1983) es de una belleza frágil que duele. Llena de misterio nos propone narraciones azules incompletas, donde la inmensidad del territorio inhabitado revela la pequeñez de sus protagonistas. Los zorros rojos guardan todos tus secretos. Es la luz la que nos parte en dos fragmentando el espacio en habitaciones y árboles. Pero esta es una luz que no es capaz de vencer al mito. Ícaro seguirá cayendo. Caronte todavía conduce las aguas. En cambio, el interior está dominado por la ilusión de poder nombrar a las cosas. Somos el centro. Las ventanas siempre con vistas a un bosque que proyecta nuestros deseos más profundos. Y el horizonte alto, tan alto como Patinir.

A propósito de la inauguración de su última exposición en la galería murciana Art Nueve, Antes de ser hendido el Sicomoro, pudimos hablar con ella y conocer a una de las artistas más prometedoras de su generación. Desde una búsqueda de la sencillez en la pintura, esta es su forma de pensar el mundo.

En la foto, la artista Alejandra Freymann.

Nokton Magazine: He podido comprobar que para esta exposición has realizado un trabajo previo de investigación muy riguroso sobre la mirada en la pintura flamenca que ayuda a fundamentar y comprender tu obra. ¿Me podrías contar brevemente cómo es tu proceso creativo a la hora de desarrollar un proyecto?

Alejandra Freymann: En realidad no siempre trabajo con una investigación previa. En este caso  sí que estuve casi un año antes investigando, leyendo y escribiendo sobre el tema, y he comprobado que trabajar sobre una base teórica te da luego mucha más libertad a la hora de pintar. Pero en otros casos prefiero abordar la pintura de una manera diferente aunque siempre hay algo detrás, ya sean tus preferencias o los intereses que estén dominando en ese momento tu vida.

NM: Considero que tu trabajo es profundamente narrativo donde cada obra es el fragmento de una historia inacabada que invita al espectador a preguntarse qué ha pasado allí. ¿Conoces tú el final de la historia?

AF: No conozco el final de todas mis historias, sólo de algunas. La mayoría son escenas que podrían dar pie a otras historias, e incluso yo misma tengo que acabarlas después. Y probablemente las historias que puedan sugerirme a mí sean muy distintas a las que pueda tener otro espectador. En ese sentido yo también soy un poco espectadora de mi propia obra.

autorretrato-alejandra-freymann-nokton-magazine

Obra de Alejandra Freymann, ‘Autorretrato’.

NM: En tus obras la mayoría de los personajes se muestran diminutos, hay una preocupación por el detalle frente a la inmensidad del espacio. Ahora incluso has apostado por obras tamaño miniatura, ¿por qué ese interés por lo micro?

AF: Me imagino que tiene que ver con cómo siento la presencia humana en el universo. La relación entre lo micro y lo macro ha sido algo que desde que tengo conciencia me ha preocupado. Me preocupa porque somos súper pequeños y el mundo es enorme, y siento que eso ha abierto el campo a todo tipo de historias en la imaginación del humano. Creo que esta es una de las cosas que más miedo dan.

NM: La narratividad de tu trabajo lo conecta con otras formas artísticas como la literatura o el cine. ¿En qué obras o películas encuentras inspiración?

AF: La literatura siempre está presente. Me gusta mucho leer (pausa), bueno, es una pregunta difícil porque a veces en mi obras estas referencias no son tan evidentes. Con el tiempo sí ves “ah, esto lo he podido sacar de otro sitio” pero no tengo realmente autores fetiche.

NM: “Hendir el Sicomoro” como dice la cita del fisiólogo a la que tú aludes, es abandonar las tinieblas para alcanzar la luz. Un paso similar al de la Caverna de Platón en el camino de la ignorancia al saber. ¿Qué relación guarda esa alegoría en tu proceso pictórico de Interior/Exterior?

AF: Me interesa esta alegoría en un sentido perverso e inverso. Pienso que precisamente esa época que tanto me interesa, el principio del Renacimiento, tiene ese objetivo ideal de sacar las cosas a la luz. Descubrimos en ese tiempo que podemos nombrar las cosas y que el ser humano es el centro del universo venciendo a Dios. Nos hacemos con todo. Estas son ideas muy interesantes, pero al mismo tiempo me parece una posición ingenua y horrible. Ya que este pensamiento ha dado pie a momentos de la historia muy terribles. Pensábamos que íbamos a salir a la luz pero la vuelta a la oscuridad es un proceso natural del ser humano. A pesar de eso creo es un proceso apasionante y necesario.

NM: Con esta exposición cierras una etapa que ha dado lugar a tres exposiciones: la primera en la feria Estampa, la segunda en la galería Maior, y en Art Nueve cierras el ciclo. ¿Qué camino te gustaría seguir ahora?

AF: Ahora tengo muchas cosas en mente. Una de ellas, aunque no es nada nuevo para mí, es una vuelta a la pintura italiana. Al estar tan centrada durante mucho tiempo en los flamencos me he dado cuenta de que he tenido que hacer un esfuerzo muy grande por no mirar hacia el quattrocento. Ahora siento una especie de liberación extraña, y por eso me voy a ir en junio a Italia a dejarme llevar por otros temas.

NM: Para finalizar, en cuanto al contexto artístico español, ¿cómo ves el panorama?

AF: A pesar de que estamos en un momento tan difícil hay mucha gente haciendo cosas muy interesantes. Cada vez conozco a más gente de mi generación que me interesa. Es cierto que también todo puede acabar siendo muy endogámico, hasta que eso no cambie no podremos tener una mayor visibilidad y unas condiciones de trabajo más lógicas que las que vivimos ahora. Estamos haciendo algo realmente heroico porque es muy difícil no sólo hacerte un hueco sino sobrevivir.

Imágenes cortesía de la galería Art Nueve (Calle Gutiérrez Mellado 9, Murcia), donde se puede visitar gratis la exposición Antes de ser hendido el Sicomoro hasta el 22 de mayo.

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments