35 años de Clamores: la familia crece

El escenario de la sala Clamores.
El escenario de la sala Clamores. Fotografía de Fernando Hidalgo (cc)

Este mes la madrileña sala Clamores cumple 35 años, y hay un lema rotundo en su web: toda modernidad es un arrebato de caducidad. Uno de sus responsables, Roberto Rey, se ríe por teléfono cuando se lo recordamos y confiesa que, en realidad, la ocurrencia corresponde a los anteriores dueños, Germán y Ángel. Pero, al hacer balance con él de estos primeros meses al frente, parece que conserva buena parte de su sentido.

Reabierta el pasado mes de octubre tras un período de reformas en el que casi no se tocaron tabiques –“alguno de pladur, sí”, reconoce Rey-, la Clamores renació en sus manos y en las de Alberto Martínez (1862 Dry Bar) con mejoras, “si es que eso era posible”, en el sonido, con una barra renovada por dentro y por fuera, con un lavado de cara que la hace verse “mucho más amplia” y con la vocación de atraer caras nuevas a estas paredes legendarias.

Porque la sala es su público, explica Rey a Nokton Magazine, y no tarda en destacar el mérito que en ello tienen los anteriores propietarios: un público que hace, por ejemplo, que el 10% de las visitas diarias a su web se salden con la compra de entradas para algún concierto. Pero a los que llevan adorando este templo desde 1981 se les empiezan a escapar comentarios en su página de Facebook como “qué tiempos aquellos…” y “hace tanto que no voy…”.

Lurrie Bell en una imagen de 2013

Lurrie Bell, en una imagen de 2013, actuará el 15 de julio en la sala madrileña.

Así que Clamores está haciendo un esfuerzo por rejuvenecer, sin dejar de lado a sus fieles. A su programación casi diaria de jazz y blues ha añadido otros sonidos, como el soul, el funk y el flamenco, y sesiones de dj los fines de semana hasta las seis de la mañana. Pasos como el emprendido en la Comunidad de Madrid hace meses para reformar las leyes que regulan el acceso de los menores a las salas de música en directo son vistos por Rey como “muy positivos”. “Es cierto que en el sector ha habido visiones encontradas, porque hay gente que dice que, si un niño te ocupa una plaza de aforo, estás perdiendo dinero. Pero yo lo veo muy bien porque así vienen padres que a lo mejor no podrían ir de otra manera, y porque se está haciendo cantera. Y además me encanta ver a los niños disfrutando de la música”, apunta.

La actual oferta de Clamores encuentra en el espacio reformulado su mejor hábitat, ya que uno de los objetivos al emprender la reforma fue el de crear un área de convivencia, que permitiera tanto bailar hasta el amanecer como disfrutar sentado. El plan de reconciliar a grupos de amigos antes enfrentados por estas visiones opuestas del ocio nocturno se está dando bastante bien, dice Rey: el aforo está completo prácticamente todos los fines de semana. “Nos parecía muy buena opción que no todo el mundo tenga que estar haciendo lo mismo aunque esté en el mismo sitio”.

John Cleary con su tropa.

John Cleary (izquierda) con su tropa tocará en Clamores el 19 de julio.

“El balance es muy positivo. Cuando programas cosas de calidad, sobre todo si son conocidas, la gente responde súper bien”, comenta Rey. Y sirve de ejemplo el caso de Victor Wooten, el virtuoso del bajo de Virginia que fue el encargado de abrir, este fin de semana, el programa especial que celebra los 35 años de la sala. Pese a que la suya fue, como confiesa Rey, una negociación especialmente dura -“la gente así ya tiene un nombre tan grande que es difícil conseguir que vaya a clubs”, comenta-, el estadounidense ha tenido que ampliar fechas debido a su éxito de convocatoria: las entradas volaron.

En este sentido también le hace especial ilusión la cita con Freedonia el viernes 22, porque “la banda madrileña ya toca en locales muy grandes”, la de John Cleary (miércoles 19) y la de Lurrie Bell (viernes 15), al que la gente del blues suele señalar como el mejor guitarrista estadounidense vivo del género. “Será otro conciertazo”, dice Rey, quien indica que en la programación especial de este mes el equipo de la sala ha intentado ser “muy ecléctico y satisfacer todos los gustos del público de la sala con jazz, blues, soul, fusión, música latina… hemos querido condensar en un mes un año”. Que sean, al menos, otros 35.

Fotos: Fernando Hidalgo Marchione (cc) /

Programación especial 35º aniversario:


L4 21:00 MAGENTA 

 
X6 21:00 LAZY LESTER 

J7 21:00 IRENE ATIENZA & DOUGLAS LORA 

V8 21:00 TUMBANDO A MONK

 S9 Y D10 22:00H RAYNALD COLOM 

S9 23:59H THE SYMBOLS: PRINCE REVIVAL BAND 

 L11 21:00H MARK TURNER QUARTET 
 
 M12 22:30H VELIRIAM 

X13 21:00H CHEVALIERS DU JAZZ 

V15 23:30H JL PARDO + LURRIE BELL’S CHICAGO BLUES EXPLOSION

S16 21:00H T BIG BAND+DIANA GISPERT

S16 23:30H HOMENAJE A JAMIROQUAI

D17 21:00H HOMENAJE A LEONARD COHEN 

M19 21:00H JON CLEARY 

X20/J21 21:00H NICHOLAS PAYTON TRIO featuring  JANE MONHEIT
with Vicente Archer and Greg Hutchinson 

V22 23:30H FREEDONIA 

S23 23:00H SEBASTIÁN LAVERDE + THREE CUBAN JAZZ

D24 21:30HFIESTA DE 35 ANIVERSARIO: JOHN NEMETH 

L25 21:00H THE KLOSTER

X27 22:00H EARL THOMAS

V29 23:00H PATAX (Fusión) (10€/15€)

S30 21:00H ISAAC DEL POZO 

D31 21:00H “COMO CUBA PUSO A BAILAR AL MUNDO” JÓVENES CLÁSICOS DEL SON

 

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments