21 días viendo series británicas

 

Parece una broma pero no lo es. El 20 de febrero, comenzó el periplo de esta redactora de Nokton que os habla. Sabemos mucho de las series norteamericanas: cuáles se estrenan en la nueva temporada, cuáles se cancelan, qué series premian en los Globos de Oro y en los Emmy… ¿Y de las británicas? ¿Por qué nos llegan tan pocas series británicas?

Es cierto que hasta ahora muchos ya éramos muy aficionados a Sherlock (obra maestra de la que, por cierto, han confirmado una cuarta temporada), Black Mirror (su segunda temporada terminó hace muy poco y aún no nos hemos recuperado), Downton Abbey, Misfits (la cual han dejado morir un poco con la marcha de sus protagonistas), Skins o Doctor Who. Pero más allá de estos hypes no se suele compartir mucha información en cuanto a la ficción inglesa. Aquí es donde empiezan estos 21 días de amar, y odiar también un poco, el magnífico acento británico.

Utopia: o cómo devorar una serie en cuatro días.

Utopia no es una serie convencional. Los seis episodios de la primera temporada (aún está por confirmar que vaya a haber una segunda) te agitan en una espiral de la que no puedes salir. No puedes empezar a verla y quedarte indiferente. Su fotografía, sus colores saturados y su ciencia ficción llena de suspense dejan muy en evidencia a algunas súper producciones de ideas gastadas made in USA.

Channel 4 apuesta, una vez más, por jugar en las mejores ligas de la ficción televisiva, junto con Black Mirror, Utopia se podría considerar la nueva serie de culto. Aquí el “yo la vi primero” prima sobre los que nos bebimos los seis episodios sin darnos cuenta.

Compañías farmacéuticas corruptas que operan dentro del mismísimo gobierno, vacunas innecesarias que transmiten una enfermedad, locos por las novelas gráficas, nerds obsesionados con la privacidad… Utopia es muchas cosas pero tendrás que verla para poder entender mínimamente que esta serie queda muy por encima del paladar seriéfilo más mainstream.

My mad fat diary: Una adolescente obsesionada con Blur y Oasis

My mad fat diary es una ‘dramedia’ sin pretensiones para pasar un buen rato. La protagonista, una chica adolescente loca por todo tipo de grasas saturadas, decide emprender un nuevo camino después de haber pasado cuatro meses encerrada en un psiquiátrico. A la vuelta de éste se encuentra con una vieja amiga con la que decide retomar lazos.

Lo mejor de este show es la música con la que la protagonista está totalmente fascinada, el britpop de 1996 con Blur y Oasis a la cabeza. La habitación de Rae está lleno de posters de Damon Albarn y de los hermanos Gallagher.

Continúa nuestro periplo, nos siguen quedando muchos días por delante. My mad fat diary la seguimos al ritmo de emisión de UK.

Broadchurch: Calificada como la The Killing británica.

Es una historia que nos han contado cientos de veces de distintas formas y que en cierta manera recuerda a Forbrydelsen, la versión danesa y original de lo que posteriormente AMC emitiría bajo el título de The Killing. Asesinato de una joven, infinitos sospechosos y trama que se va desgranando muy poco a poco. Sí, parte de aquí pero Broadchurch no tiene nada que ver con las dos mencionadas antes. Chris Chibnall (Torchwood, Doctor Who) ha creado un drama con David Tennant como protagonista, también conocido como el décimo Doctor Who. A su lado figuran Olivia Colman, que también pasó por la serie del Doctah aunque ya con Matt Smith poniéndole cara, y Arthur Darvill (Rory Williams).

Broadchurch se centra, concretamente, en el asesinato de Danny Price, un chico de la localidad homónima que aparece sin vida en una playa del pueblo y cuya muerta convertirá a la idílica comunidad en el foco de atención mediática del país.

Solo lleva dos semanas en antena y ya podemos decir que, al menos en tierras inglesas, va a ser uno de los estrenos del año.

In the flesh: Nueva serie de (¡oh novedad) zombies.

Vale que está más que trillado el universo ‘zombieland’ pero si la producción es de la BBC de verdad que hay que pensarlo mucho para decir que no a esta nueva serie. No la hemos podido devorar en estos 21 días porque se estrena el 17 de marzo. A la espera quedamos de adentrarnos, si The Walking dead nos lo permite, en un esta nueva producción que comienza tras un apocalipsis zombie.

La trama se centra en un adolescente que es reanimado junto a muchas otras personas muertas y tras meses de medicación y rehabilitación se intenta reintegrar a su vida normal.

Mr. Selfridge: Nueva serie de época.

Dado el éxito de su buque insignia Downton Abbey, la cadena británica ITV quiere mantener su supremacía respecto a las series de época y acaba de estrenar Mr. Selfridge, drama basado en el empresario norteamericano Harry Gordon Selfridge, fundador de los grandes almacenes que llevan su nombre en Londres y responsable de reinventar el gran comercio tal y como lo conocemos hoy en día.

No es Downton Abbey, pero el nivel está alto. Eso sí, llegados a este punto de atracón de series esta nos la tomaremos con más calma para poder disfrutarla con tranquilidad y no ver sus 10 episodios en dos días.

Secret state: Trama política y de espionaje

¿Qué pasaría si el avión que transporta a uno de los líderes mundiales fuese derribado en pleno vuelo? ¿Qué diría el gobierno de ese país a la prensa? ¿Intentaría ocultar su línea de investigación real o por el contrario, confesaría ante los ciudadanos sus sospechas? ¿Qué pasaría si esas sospechas involucrasen a una importante compañía internacional cuyo mayor accionista no es otro que el mismísimo gobierno?

Esto es Secret State, una miniserie de cuatro episodios que consigue mantenernos pegados a la pantalla hasta que termina. Si consigues dosificar los capítulos a uno por día tendrás la fuerza de voluntad suficiente para dejar el tabaco, o eso dice.

Hasta aquí por hoy. ¡Buen empacho de series!

Foto cc: Channel 4

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments