2014 o cuando las series de chicas llegaron para quedarse

Haciendo repaso de estos últimos años, nos hemos dado cuenta de que las series con protagonistas femeninas están reproduciéndose a un ritmo vertiginoso y que, además, esos personajes son muy reales, algunos edulcorados, otros exagerados y otros simplemente no podrían ser mejores. Pero, lo mejor de todo esto es que las series de chicas están cogiendo su espacio en la gran parrilla televisiva, formando parte indispensable del engranaje catódico. Nos pone mucho decir que hay grandes actrices dando vida a mujeres a las que aspiramos parecernos un poquito o con las que nos reímos a carcajadas.

Si echamos la vista atrás, siempre ha habido series con protas femeninas pero últimamente el espectro es mayor y tenemos muchos más personajes en los que fijarnos. Cuando la HBO empezaba a sonar en las tertulias seriéfilas, a principios de los 2.000, podríamos decir, estaban Claire Fisher y sus hermanos en Six feet under y las chicas de Sexo en Nueva York y al otro lado, estaba Tony Soprano y el Baltimore de The Wire y siempre se hablaba más de lo masculino porque, ¿cómo no vas a hablar de una serie como Los Soprano? En cambio yo siempre he sido muy de Carrie Bradshaw. Otro hito a destacar es el personaje de Calista Flockhart en el que daba vida a una abogada en Ally McBeal, no era nada desdeñable.

sixfeetclairefisher

Lo bueno de estos últimos años es que, aunque siguen estrenando series con protagonistas masculinos en las que hay mucho sexo, tienen amantes, beben whisky a lingotazos y fuman como carreteros, también se narra desde el punto de vista femenino otras situaciones de las que nos gusta ser partícipes. Nos gusta elegir si nos apetece más ver True Detective u Orange is the new black y nos gusta (mucho) elegir si ver Fargo o Penny Dreadful.

Las comedias

En comedia encontramos varias series ya afianzadas como son New Girl, con Zooey Deschanel, 2 broke girls con Kat Dennings y Beth Behrs, Girls con la famosísima Lena Dunham (protagonista y creadora de la producción de HBO), Broad Citylas otras voces de nuestra generación – con Albi e Illiana, dos actrices de la Stand up comedy que han conseguido su propia serie para Comedy Central o uno de los bombazos de Netflix: Orange is the new black.

Los dramas

En las series de drama encontramos historias de temáticas muy diferentes y con grandes personajes femeninos. El ejemplo de The good wife es uno de los mejores, con Julianna Margulies al frente, la serie ha ido subiendo el listón temporada tras temporada, con Scandal pasa algo parecido y Kerry Washington ha ido forjándose un merecido hueco en la emisión de ABC. Otro de los casos que más nos gusta es el de Masters of sexen la serie, la actriz Lizzy Caplan encarna a Virginia Johnson y rompe todo tipo de estereotipos por la época en la que se desarrolla (años 50) y por la temática. Cambiando de género (terror), nos encontramos con Penny Dreadful protagonizada por Eva Grenn en la que encarna al personaje de Vanessa Ives, una joven médium y clarividente. Tampoco nos podemos olvidar de Orphan black con Tatiana Masley como protagonista y, por último, dejando un hueco para las series british, también nos encanta My mad fat diary con una soberbia Sharon Rooney al frente.

Fotos: Comedy Central, HBO.

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments

2 Comments

Comments are closed.