1967, entre el verano del amor y el nacimiento de la psicodelia

Cuando hacemos repaso de cada año nos encanta señalar una serie de discos que consideramos que reúnen lo mejorcito que ha pasado. Canciones, producciones y demás que se supone que en un futuro recordaremos de una manera u otro. Hitos musicales que se convierten en piezas del camino. Hay años más prolíficos que otros, claro está, y 1967 es uno de los buenos. Con los discos de la Roca Madre buscamos poner en valor esos álbumes de manera puntual, pero es que hace 50 años los hornos discográficos lanzaron varias joyas… No podemos quedarnos con uno solamente.

Muhammad Ali/Cassius Clay se negaba a realizar el servicio militar como objetor de conciencia y no se sumaba a las tropas americanas en la Guerra de Vietnam mientras la CIA y el gobierno boliviano acababan con la vida de Ernesto Che Guevara, el símbolo de las revoluciones latinoamericanas. También ese año la reina del soul, Aretha Franklin, lanza su versión de un himno grabado un par de años antes por Otis Redding. Respect se ha convertido con el paso de los años en un clásico necesario en toda fiesta que se precie, noches de karaoke o viajes en coche con los colegas.

También ese mismo 1967 tuvo lugar la cita que sentó precedente para uno de los mayores eventos musicales de la historia. Del 16 al 18 de junio, no lejos de San Francisco, el epicentro de la contracultura norteamericana se montó el fiestón. El Monterey International Pop Music Festival fue el ensayo general de aquel mítico Woodstock de 1969. El cartel era bastante similar, así como la cantidad de dietilamida de ácido lisérgico (LSD) que corrió por el público. Un festival en el que ninguna banda cobró sus honorarios y la totalidad de los ingresos fueron donados a la caridad. Cultura, música, bastantes drogas y buen rollo con buenas intenciones.

Pero volvamos a los discos. Algunos de los que formaron parte del cartel del festival de Monterey (The Steve Miller Band, The Mamas & The Papas, The Byrds, Ravi Shankar y un larguísimos etcétera) provenientes del otro lado del Atlántico publicaron a lo largo de este año algunos de sus álbumes más destacados. Empezamos con la banda que muchos consideran como la más importante de la historia del rock. A lo largo de 1967 The Beatles publicaron dos de los discos más importantes de su nómina de títulos. Además del EP Magical Mystery Tour, banda sonora de la película homónima protagonizada por Lennon, McCartney, Starr y Harrison, con temas como ‘The Fool On The Hill’, ‘I Am The Walrus’ o ‘Blue Jay Way’, Grabado en menos de 4 meses, el 1 de junio salió a la venta el Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band, octavo disco de estudio de la banda de Liverpool y quizás uno de los más influyentes de la historia de la música. Será por su transitar musical que va desde el rock más puro, hasta la psicodelia pasando por las baladas o el music hall, con ciertos aromas de música sinfónica, o por su portada, que forma parte de la cultura popular y ha sido replicada e imitada infinidad de veces (incluso ha despertado teorías conspiranoicas varias), pero este título está en el número 1 de los 500 discos más influyentes de la historia según la revista Rolling Stone.

Seguimos por las islas británicas para citar otra Roca Madre nacida este año. Sus Satánicas Majestades lanzaron su primer disco autoproducido, también el último de Brian Jones de manera activa, en el que emprendiendo igualmente un camino hacia lo más profundo de la psicodelia. Camino que duró poco, porque parecía que lo que realmente se les daba bien era el rock arraigado en el blues. Their Satanic Majesties Request se topó en las listas con el Sargento Pimienta, pero no deja de ser uno de los discos clave en la historia de The Rolling Stones.

Aunque hay otras muchas muescas que recuperar, terminamos esta pequeña selección con el disco debut de la banda de una guitarra que marcó un antes y un después. Jimi Hendrix, Noel Redding y Mitch Mitchell formaron The Jimi Hendrix Experience y en 1967 publicaron Are You Experienced?, el primero de sus tres únicos álbumes y que presentaron en el Monterey International Pop Music Festival. Dos años después la banda se disolvió y Hendrix montó Band of Gypsys. Se fue a la mítica edad de 27 años. Nunca habrá una guitarra como la de Jimi Hendrix. De rodillas antes sus seis cuerdas mientras arden sobre el escenario.

Bola(s) extra(s): Sabemos que nos dejamos en el tintero a The Doors, Pink Floyd, Dylan, Cohen, Cream, The Moody Blues, incluso a The Velvet Underground y a Nico. Todo se andará…

úsameCreative Commons Nokton Magazine

Comments

comments